Artículos

Reflexiones Sobre el Futuro de la Producción Lechera en el Perú

Publicado

en

(278 lecturas vistas)

COMPARTIR

Hans Andresen S., MV MSc

Profesor Emérito UNMSM

I. Globalización Y Seguridad Alimentaria

Es evidente que el mundo camina inexorablemente hacia la globalización. El TLC y la integración de las economías regionales apuntan hacia una realidad que teóricamente va a ofrecer ventajas competitivas equitativas a todas las economías.

La especie humana, ¿acaso se ha vuelto súbitamente altruista?.

La historia de 10,000 años desde que el Homo sapiens emergió luego de la última glaciación, para formar núcleos culturales en base a la agricultura nos demuestra fehacientemente que todos los grupos humanos no se han resignado a vivir pacíficamente en comunidades agrícolas con equitativa distribución de la riqueza producida.

Siempre hubo una minoría que subyugó a la mayoría, esclavizándola a veces o asaltando comunidades vecinas más débiles, para someterlas a la esclavitud.

Los imperios de Egipto y Babilonia se sustentaron en la esclavitud, al igual que las democráticas polis griegas (en las cuales la democracia era derecho exclusivo de los griegos). Igual ocurrió con los imperios europeos que forjaron su destino en base a los esclavos negros y a las clases trabajadoras, no sólo de colonias como la India, sino de sus propios países.

El colapso de la URSS ha permitido a los Estados Unidos convertirse en árbitro del mundo. No le niega su derecho a defenderse del terrorismo; también nosotros necesitamos defendemos del terrorismo es sus varias formas.

¿Acaso ha dejado de existir la costumbre de que el pez grande se come al pez chico?

No lo creo.

¿Vamos realmente a tener ventajas comparativas para nuestra economía?

Es probable que en muchos sectores económicos así sea; pero hay que tener mucho cuidado cuando se trata de producción / importación de alimentos para nuestra población.

Ningún país puede sacrificar su seguridad alimentaria en aras de la integración.

Esto significa que no podemos renunciar a producir los alimentos esenciales para nuestra población; no podemos depender de otros para cubrir nuestras necesidades básicas.

Por consiguiente, es indispensable que nuestros gobiernos elaboren estrategias de corto y mediano plazo para garantizar nuestra seguridad alimentaria.

Existe una preocupación por el tema, expresada en diversos foros nacionales en los cuales se han planteado muchas propuestas de solución, que no pasan de ser líricas declaraciones de buenas intenciones.

II. Consumo Y Abastecimiento de Productos Lácteos En El Perú

El Perú es un país deficitario en la producción de alimentos debido a que sólo el 3% de su territorio es destinado a la agricultura, lo que obliga a la importación de granos y otros insumos. Hasta antes del 2001 la importación de lácteos superaba el 30% del total del consumo nacional.

Pero el principal problema de la población peruana es su pobreza, que conduce a la desnutrición crónica y limita considerablemente el consumo de lácteos.

En 1996 se calculó que la pobreza urbana era de 37% y la rural de 57% (que en la sierra es de 61 %).

Otros problemas han sido la falta de hábitos de consumo de lácteos de la población durante décadas, y la importación a precios de dumping de excedentes de otros países. Estos problemas se han revertido en gran parte por los programas sociales de alimentación y por una drástica reducción en los excedentes de lácteos al incrementarse el consumo en otros países como China.

La FAO ha establecido que el consumo promedio per cápita de lácteos debe ser de 120 kg al año. Nuestra realidad está muy lejos de esta cifra. No se conoce bien el consumo nacional de lácteos, por lo cual los estimados fluctúan entre 42 y 54 kg per cápita / año.

La población bovina se ha mantenido casi estática en los últimos 40 años; se estima en 4.9 millones de animales. La cantidad de vacas lecheras se ha incrementado de 520 mil a 630 mil cabezas en los últimos 5 años, gracias a la fuerte reducción en la importación de productos lácteos.

III. Cuencas Lecheras Actuales Y Futuras

Las grandes cuencas lecheras naturales del Perú son las de Cajamarca y Arequipa, porque se sustentan en un piso forrajero que no tiene competencia con otros cultivos, y que pueden mantenerse con sistemas semi-intensivos de explotación.

La suplementación de concentrados no es indispensable para una producción lechera rentable en dichas cuencas. La capacidad de expansión de Cajamarca está limitada por la falta de nuevas áreas naturales para la producción de forrajes, mientras que la de Arequipa está limitada por la difícil posibilidad de abastecimiento de agua para irrigar nuevas zonas desérticas de la región.

Numerosos valles interandinos pueden ser ganados para la producción de pasturas y por consiguiente, de ganado lechero. Puno posee un potencial indudable que, sin embargo, está limitado por la altura. Su desarrollo dependerá, en todo caso, de la implementación de una tecnología especial de producción a largo plazo, basada en programas de selección genética de adaptación a la altura.

Las cuencas lecheras de Trujillo y de Lima están basadas en la producción de chala que debe competir con cultivos industriales y de pan llevar de mayor rentabilidad y en la necesaria suplementación de concentrados para lograr niveles de rentabilidad.

La limitante para estas cuencas lecheras sería su dependencia de insumos concentrados importados, como el maíz, el trigo (del cual se obtiene el afrecho) y la soya, los que también son usados por la avicultura y la porcicultura, con las cuales necesariamente tiene que competir la ganadería lechera de la costa. Se trata pues de una ganadería esencialmente artificial y no natural, cuya mayor ventaja es su proximidad a los grandes centros de consumo urbano de la costa.

En la medida en que existan barreras arancelarias que impidan la importación de leche y derivados producidos a menor costo en otros países de la región, la ganadería intensiva de la costa podrá mantenerse.

Sin embargo, la presión por la globalización podría llegar a forzar la reducción y aún la eliminación de las barreras arancelarias. En cuyo caso la ganadería lechera de la costa colapsaría ante el ingreso al mercado de leches más competitivas desde Argentina, Colombia y Ecuador. Debemos pues anticipamos a que tal cosa ocurra en un futuro no muy lejano.

Por otro lado, el incremento progresivo de la población y una eventual mejora en su estándar de vida, aumentará el consumo de productos lácteos, y si las cuencas tradicionales no estuviesen en condiciones de atender esta mayor demanda, se dejaría abierto el campo a la importación extranjera.

Considerando todas estas circunstancias es que nos permitimos plantear la necesidad de desarrollar en el mediano plazo nuevas cuencas lecheras en la ceja de la selva, sobre el Huallaga y los ríos Ene y Apurímac, en particular, proponemos el desarrollo de una cuenca lechera sobre los ríos Ene y Apurímac, incluso sus afluentes, sobre todo por su mayor cercanía a Lima.

IV. Condiciones Para El Desarrollo De Una Nueva Cuenca Lechera En Ceja De Selva

Hay cinco condiciones que podemos identificar perfectamente:

  1. Voluntad política para llevarla a cabo; que debe ir acompañada con la construcción de una carretera asfaltada en el Departamento de Junín desde Satipo a Mazamari y Puerto Ocopa (sobre el río Perené); para continuar luego aguas arriba, a lo largo de los ríos Ene y Apurímac, sobre los límites de los departamentos de Ayacucho y Cusco, hasta llegar a Abancay.
  2. Búsqueda de jóvenes empresarios pioneros que estén dispuestos a desarrollar ganadería en la zona.
  3. Apoyo crediticio blando y de largo plazo para los empresarios que quieran establecerse en la zona.
  4. Apoyo técnico básico por medio de universidades nacionales y extranjeras.
  5. Compromiso de la industria de lácteos para el establecimiento de una o más empresas acopiadoras y procesadoras de leche en un lugar estratégico de la región.

V. Características De La Ganadería Para Este Proyecto

El proyecto debe cumplir con algunos requisitos mínimos, siendo los más importantes:

  1. Desarrollo de praderas con especies adecuadas para la región.
  2. Ganadería extensiva de doble propósito, en base a cruce de razas lecheras de gran fortaleza (como Brown Swiss, Montbeliard) con ganado adaptado al trópico (criollo, cebú).
  3. Manejo técnico moderno de los hatos.
  4. Autoridad sanitaria que controle estrictamente el movimientos de animales hacia la región y que garantice que los animales que se introduzcan a la cuenca sean libres de enfermedades tales como tuberculosis, brucelosis, leucosis y BVD.
  5. Instalación de un laboratorio de capacidad múltiple, que ofrezca servicios de diagnóstico médico, veterinario, de análisis y control de calidad de insumos y de productos lácteos, así como de aguas y suelos.

VI. Referencias

– Seguridad Alimentaria: http://www.ciedperu.org/articulos/jsdebate.htm

– Estrategias: http://www.minag.gob.pe/seg-alimentaria/estrategia-nacional.shtml

– Informe: http’//www.minag.gob.pe/seg-alimentaria/seg-oresentacioninforme.shtml

– Recursos zoogenéticos:
http://www.inia.gob.pe/GENETICA/ZOOGENETlCOS/PINRZ%20Peru%20mayo%202004a.pdf

– Lechería en la Región Andina: http://capra.iespana.es/capra/datos/andes.html

Leer más
Click para comentar

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos

Optimizando el uso del semen sexado

Publicado

en

COMPARTIR

El semen bovino se debe descongelar a 35°C durante 45 segundos. Si esta temperatura no es exacta, una descongelación inadecuada puede afectar la calidad y viabilidad del semen.


Por: JODEE SATTLER (Estados Unidos)

Durante la segunda mitad del siglo XX (aproximadamente de 1955 a 2005), el rendimiento reproductivo del ganado lechero disminuyó considerablemente. Una variedad de factores –desde una mayor producción de leche, hasta una mayor endogamia y una nutrición inferior a la óptima– pueden haber contribuido a este retroceso.

Fisiólogos reproductivos, genetistas y otros expertos colaboradores de la industria láctea, algunos de ellos fueron convocados por el Consejo de Reproducción del Ganado Lechero de los Estados Unidos (DCRC, por sus siglas en inglés) para revertir esta tendencia negativa de la reproducción.

Durante la Reunión Anual del DCRC de 2022, el Dr. Paul Fricke, profesor de reproducción de ganado lechero de la Universidad de Wisconsin y especialista en Extensión, describió la “reversión”, es decir este gran cambio que comenzó en 2002, como una «revolución en la reproducción».

«El espectacular aumento de la reproducción se ha producido durante la última década (más o menos)», decía Fricke.

Si bien la mejora de la genética, la nutrición y los protocolos de manejo ayudaron a mejorar la reproducción del ganado lechero, la adopción de programas de fertilidad, como la inseminación artificial programada (IAT) y la resincronización de la ovulación (resincronización) después de un diagnóstico de falta de preñez, jugó un papel importante en el aumento del rendimiento reproductivo. Además, combinar los programas de fertilidad con nuevas tecnologías para la detección del estro, basadas en sistemas de seguimiento de la actividad, ayudó eficazmente a lograr mejores tasas de preñez.

Estrategias que conducen al progreso reproductivo

Durante esta revolución, el rendimiento y la economía del semen sexado mejoraron. Sin embargo, el rendimiento del semen sexado todavía está por detrás del rendimiento del semen convencional. El uso de semen sexado aumenta el progreso genético en los rebaños lecheros a través de una mayor intensidad de selección de madres (Khalajzadeh et al., 2012).

Otras estrategias incluyen pruebas genómicas o de pedigrí para identificar novillas y vacas genéticamente superiores, el uso de semen sexado para inseminar novillas lecheras genéticamente superiores y vacas lactantes equilibradas para las necesidades de reemplazo (Weigel et al., 2012) y el uso de semen de bovino de carne para inseminar novillas con méritos genéticos bajos y vacas para producir terneros cruzados con mayor valor en el mercado de la carne (Ettema et al., 2017).

«Esto ha llevado a una tendencia en rápida evolución a utilizar semen Holstein sexado, semen Holstein convencional y semen de bovino de carne convencional para inseminar hembras Holstein en los Estados Unidos», decía Fricke.

Mejorar la fertilidad con semen sexado

Dado el importante papel del semen sexado para ayudar a los productores lecheros a “dimensionar correctamente” sus hatos y capitalizar la mejor genética del rebaño, Fricke centró su presentación en estrategias de manejo para mejorar la fertilidad del semen sexado en novillas no lactantes y vacas lecheras lactantes.

Fricke explicó que las novillas no responden favorablemente a los protocolos de sincronización basados ​​únicamente en GnRH y PGF2α, como Ovsynch. La “clave” es incluir un inserto de progesterona intravaginal controlado (CIDR) durante el protocolo. Esta práctica evita que las novillas muestren estro hasta que se retira el inserto CIDR, lo que aumenta la sincronía con el protocolo.

La DCRC recomienda el protocolo CIDR-Synch de 5 días (https://www.dcrcouncil.org/protocols) para novillas lecheras. Fricke observó que del 27% al 33% de las novillas presentan estro >24 horas antes de la IAT programada con el protocolo CIDR-Synch de 5 días. «Esto hace que la detección del estro durante el protocolo CIDR-Synch de 5 días sea un requisito para lograr tasas de concepción aceptables», comentó.

Lauber et al. (2021) condujeron una prueba de campo para comparar programas de manejo reproductivo para el envío de novillas Holstein a su primera inseminación con semen sexado. Los investigadores evaluaron:

  • CIDR5 (sincronización CIDR de 5 días)
  • CIDR6 (sincronización CIDR de 6 días)
  • EDAI (la PGF2α en el día 0 fue seguida por una detección de estro una vez al día [detección visual de la eliminación de tiza de la cola y otros signos] e IA)

El equipo de investigación concluyó que, aunque retrasar el retiro del dispositivo CIDR 24 horas en un protocolo CIDR-Synch de cinco días suprimió la expresión temprana del estro antes de la IAT, retrasar la eliminación del CIDR 24 horas tendía a disminuir la preñez por inseminación artificial (P/IA) en novillas inseminadas con semen sexado.

Además, el sometimiento de las novillas a un protocolo CIDR-Synch de cinco días para la primera IA tendió a aumentar el P/IA y a disminuir el costo por preñez en comparación con las novillas EDAI. Fricke explicó que la disminución del costo por embarazo se debió a la disminución de los días de alimentación. Además, esta disminución del costo cubrió con creces el costo del protocolo CIDR-Synch de 5 días y resultó en una disminución general de $17 en el costo por preñez, en comparación con las novillas inseminadas al estro, después del tratamiento con prostaglandinas.

Momento de la IA: semen sexado versus semen convencional

¿El momento óptimo de IA es diferente para el semen sexado en comparación con el semen convencional? Parece que la respuesta es «sí».

Bombardelli et al. (2016) evaluaron el uso de semen sexado en vacas lactantes con un sistema de monitoreo de actividad en vacas Jersey a IAT en función del aumento de actividad. En general, la P/IA usando semen sexado fue mayor para las vacas Jersey inseminadas entre 23 y 41 horas después del inicio de la actividad, lo cual es más tarde que el momento óptimo para el semen convencional de cuatro a 12 horas (sistema radiotelemétrico) después del inicio de la actividad de pie. (Dransfield et al., 1998) u ocho a 16 horas (sistema de monitoreo de actividad) después del inicio de la actividad (Stevenson et al., 2014).

«La inseminación posterior de vacas de alta producción utilizando semen sexado puede ser óptima para las vacas inseminadas en celo», dijo Fricke. Esto se debe a que la ovulación ocurre más tarde en relación con el inicio del estro en vacas de alta producción a medida que aumenta la producción de leche cerca del momento del estro.

Programa de fertilidad: sincronización óptima de la IA con semen sexado

¿Cuál es el momento óptimo de la IA utilizando semen sexado cuando el intervalo entre el momento de la IA y la ovulación se controla mediante un programa de fertilidad en el primer servicio? Para abordar esta cuestión, Lauber et al. (2020) sometieron a vacas primíparas a un protocolo Doble-Ovsynch para el primer servicio que incluía un segundo tratamiento con PGF2α 24 horas después del primero en la parte del protocolo de reproducción-Ovsynch como lo describen Brusveen et al. (2009).

El último tratamiento con GnRH (G2) varió entre tratamientos y IAT. Para variar el intervalo entre G2 y TAI, las vacas fueron asignadas al azar a dos tratamientos para recibir G2 16 (G2-16) o 24 (G2-24) horas antes de TAI, que se fijó en 48 horas después del segundo tratamiento con PGF2α del programa de reproducción. -Porción Ovsynch del protocolo Double-Ovsynch.

El equipo de investigación encontró que las vacas G2-24 tenían menos P/AI que las vacas G2-16 a los 34 ± 3 días (44% vs. 50%) y 80 ± 17 días (41% vs. 48%) después de la IAT. La pérdida de preñeces y la proporción de sexos fetales no difirieron entre los tratamientos. La inducción de la ovulación más temprana en relación con el IAT después de un protocolo Doble-Ovsynch disminuyó la P/AI en vacas Holstein primíparas, mientras que la pérdida de preñez y la proporción de fetos femeninos no difirieron entre los tratamientos.

Estrategia de inseminación de primer servicio

En un estudio de campo, Lauber et al. (2022) incluyeron 742 vacas Jersey en lactancia, que fueron asignadas al azar según el número de etiqueta auricular y dentro del paridad para su presentación, ya sea al primer servicio después de un protocolo Double-Ovsynch (DO) o a un protocolo para la sincronización del estro con detección del estro dos veces al día (EDAI) utilizando semen Jersey sexado.

¿Los resultados? La media de días desde PGF2α (día 24) hasta IA fue mayor para las vacas EDAI que para las DO, mientras que la proporción de vacas inseminadas fue mayor para las vacas DO que para las EDAI (100% vs. 75%). “Así, el 75% de las vacas en el tratamiento EDAI fueron detectadas en estro e inseminadas, mientras que el 25% de las vacas no fueron detectadas en estro y fueron sometidas a IAT después de un protocolo Ovsynch para el primer servicio”, informó Fricke.

En pocas palabras: este estudio encontró que las vacas Jersey lactantes sometidas a un protocolo DO para IAT en el primer servicio tenían más P/AI para semen sexado y de carne que las vacas inseminadas después de la sincronización del estro.

 

Leer más

Casos Clínicos

Mastitis de Verano

Publicado

en

COMPARTIR

Leer más

Casos Clínicos

Endocarditis bacteriana y Poliartritis secundaria

Publicado

en

COMPARTIR

Leer más

Trending