Casos Clínicos

Caso Clínico: Paratuberculosis Bovina (Enfermedad de Johne)

Publicado

en

(492 lecturas vistas)

COMPARTIR

Autor: DVM Phil Scott Reino Unido

1.    Descripción General

Se está frente a una vaca de Raza Limousin, de 3 años de edad, con un historial de 4 meses de pérdida de peso y diarrea a pesar de los tratamientos antihelmínticos aplicados regularmente por el ganadero propietario. La vaca parió hace 6 meses, pero el ternero fue destetado después de tres meses porque la lactación fue muy pobre en leche y el ternero se quedó muy pequeño y enfermizo.


2.    Examen Clínico

La vaca se encuentra emaciada, con un score de condición corporal de 1.0 (escala de 1.0 a 5.0), luce lerda, ligeramente deprimida y con un apetito muy pobre (Figs. 1 – 3). La temperatura rectal está normal. Sus ojos están hundidos (Fig. 4) pero esto es debido a que carece de grasa dentro de las órbitas lo cual indica marcada deshidratación. No se oyen movimientos ruminales, sobre dos minutos de evaluación con el estetoscopio. Ningún sonido anormal pudo ser detectado a la auscultación pulmonar. Ningún signo clínico significativo llamó la atención, excepto por la profusa diarrea, la cual no tenía restos de sangre, ni moco.

Figura 1

Figura 2

Figura 3

Figura 4

 

¿Qué patologías probables considerarías en este caso? ¿Qué mayores pruebas deberían ser tomadas? ¿Qué acciones o tratamientos tu recomendarías?


3.    Diagnóstico Diferencial

  • Enfermedad de Johne (Mycobacterium paratuberculosis)
  • Infección persistente de MD/BVD (Enfermedad de las Mucosas/Diarrea Viral Bovina)
  • Salmonellosis crónica
  • Ostertagiasis Tipo I o Tipo II
  • Infección bacteriana crónica que conduzca a debilidad
  • Fasciolosis

4.    Diagnóstico

El diagnóstico de la Enfermedad de Johne, se basa en los hallazgos clínicos de diarrea crónica, caída de la producción de leche y pérdida de peso (Fig. 1-4). La confirmación del diagnóstico provisional por análisis de laboratorio de heces y/o pruebas serológicas, presentan numerosos problemas. La sensibilidad y especificidad de las pruebas de laboratorio disponibles varían y ninguna prueba individualmente identificará todos los casos clínicos de la Enfermedad de Johne.

Si la especificidad de la prueba es 97% (Ver Tabla 1), eso significa que habrá tres falsos positivos para cada 100 bovinos testeados. Aunque mayor preocupación genera la carencia de sensibilidad de ciertas pruebas serológicas, excepto en las últimas fases de la enfermedad donde esta situación puede mejorar. Incluso cuando la enfermedad clínica está presente en más del 13% del ganado infectado, estos no serán debidamente identificados con pruebas serológicas. En términos prácticos, esto significa que uno no debería aceptar un resultado serológico negativo, si los signos clínicos nos sugieren enfermedad de Johne, en estos casos debemos hacer una cuarentena del animal y una reprueba en 4-6 semanas.

Tabla 1. Sensibilidad de la Prueba de Elisa para el Diagnóstico de la Enfermedad de Johne

 

Clasificación

Porcentaje

de Positivos

 

Subclínico (leve) 15%

 

Subclínico (moderado) 75%

 

Casos clínicos 87%

 

 (Sweeney et al., (1995) Journal of Veterinary Diagnostic Investigation 7: 488-493)


5.  Control

En el Reino Unido, el ganado Limousin puro y sus cruces poseen una presencia importante (Figs. 1-5) y la Enfermedad de Johne ha sido observada en un aparentemente desproporcionado número de toros Limousin (Fig. 6), en comparación a otros toros de razas comunes como Charolais y Simmental. La enfermedad de Johne es también reconocida en todas las otras razas bovinas, pero en menor proporción (Figs. 7-11). Si estas observaciones representan una verdadera susceptibilidad de la raza o si simplemente refleja una popular presencia del ganado Limousin, esto aún no ha sido determinado.

Figura 5

Figura 6

Figura 7

Figura 8

Figura 9

Figura 10

Figura 11

Bioseguridad, es actualmente la palabra clave en la industria lechera de los Estados Unidos, la cual efectivamente se traduce en un mantenimiento o esfuerzo por lograr hatos cerrados. Desafortunadamente, muchos rebaños de cría cárnica dependen de cruces lecheros para sus vaquillas de reemplazo y no pueden determinar si tales reses están incubando la Enfermedad de Johne, al momento de la compra.

Mientras las vaquillas para empadre generalmente son manejadas como un grupo separado hasta el parto, hay muchas ventajas en mantener estos animales juntos como un grupo discreto después del parto, al menos para que tengan un alimento extra para asegurar una buena fertilidad y altas tasas de preñez. Esta estrategia de manejo efectivamente, significa que todas las vaquillas compradas podrían estar cuarentenadas desde el hato principal hasta que ellas tengan alrededor de 3 años de edad. Algunos casos de la Enfermedad de Johne, podrían ser identificadas durante este periodo. Sin embargo, muchas de otras enfermedades llegan a ser aparentes en el periodo del periparto incluyendo Salmonellosis y la diseminación al hato principal podría ser grandemente reducida. Algunas enfermedades comunes que podrían estar relacionadas con el ganado comprado se mencionan en la Tabla 2.

Tabla 2. Enfermedades que pueden llegar por compra de ganado

 

Clasificación

Porcentaje

de Positivos

 

Subclínico (leve) 15%

 

Subclínico (moderado) 75%

 

Casos clínicos 87%

 

La introducción o compra de toros en edad reproductiva y hembras previamente servidas introduce el riesgo de enfermedades venéreas incluyendo Campylobacter fetus venerealis.


6.  Consejos a los clientes

Compre todos los reemplazos, incluyendo toros, de fuentes conocidas sin historial previo de Enfermedad de Johne. Esto es virtualmente imposible de lograr en la práctica.

  • Mantener vaquillas y terneras, como un grupo separado, tanto tiempo como sea posible.
  • Muestrear todo el ganado con enfermedad crónica, compatible con Enfermedad de Johne.
  • Nunca creas en un resultado serológico negativo, por ello has una re-prueba en 4 a 6 semanas.

7.  Un enorme hato evaluado

Un enorme hato de ganado evaluado con el sacrificio de los seropositivos, resultaría costoso y fallaría en la identificación de todos los infectados especialmente de aquellos con infecciones subclínicas. Pruebas repetidas en el ganado podrían incrementar la exactitud de la detección, pero también incrementaría el número de ganado falso positivo en aquellos que podrían ser sacrificados. La combinación de un resultado seropositivo y muestras de heces positivas eliminarían falsos positivos sacrificados, pero sería costoso en una industria que siempre enfrenta crisis financieras.


8. Vacunación

La vacunación contra la Enfermedad de Johne, dentro de las primeras pocas semanas de vida no es una opción para muchos ganaderos productores de carne porque las vaquillas de reemplazo que son típicamente compradas como terneras o vaquillas son de cualquier edad y la vacuna debe ser colocada solo dentro de las dos primeras semanas de vida. Las desventajas de la vacunación contra la Enfermedad de Johne son:

  • Debe ser aplicada bajo licencia, porque causa una reacción granulomatosa en el lugar de la inyección
  • Tiene un costo económico alto por cabeza de ganado
  • Interfiere con la prueba intradermal de tuberculina

Una medida efectiva es la cuarentena, que no se realiza en la mayoría de granjas cárnicas, pero que podría ser fácilmente implementado en mayores unidades con muchas ventajas en términos del control de enfermedad. Una vez establecido en un hato cárnico, el cual mantiene una proporción significante de terneras como animales de reemplazo la Enfermedad de Johne, podría ser difícil y costosa de controlar y casi imposible de erradicar. Generalmente todo el ganado comprado se mezcla con el hato existente en el establecimiento, lo cual es una receta para un verdadero desastre. No solo vacas sino también terneras pueden se portadores de un numero grande de patógenos entéricos y respiratorios los cuales pueden causar grandes pérdidas.

El rol de los reservorios de la vida silvestre como conejos y ciervos en el mantenimiento y transmisión de infecciones está bajo investigación y siempre relacionados con el control de la Enfermedad de Johne. El posible vínculo entre la Enfermedad de Crohn (humanos) y la Enfermedad de Johne (bovinos), sigue sin estar debidamente probado.


9. Resultados

La Enfermedad de Johne fue confirmada en el examen post mortem del caso analizado (Fig. 12), destacándose entre los hallazgos el marcado engrosamiento del intestino delgado con la presencia de bacterias acidorresistentes tanto en la pared intestinal y en el drenaje de nódulos linfáticos.

Figura 12

 

Leer más
Click para comentar

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Casos Clínicos

Enfermedad Respiratoria hiperaguda por ahogo en bovinos

Publicado

en

COMPARTIR

Leer más

Casos Clínicos

Atresia Coli en Bovinos

Publicado

en

COMPARTIR

Leer más

Casos Clínicos

Mastitis de Verano

Publicado

en

COMPARTIR

Leer más

Trending