Noticias Internacionales

Médicos Veterinarios Ecuatorianos se Pronuncian sobre Vacunación de Bovinos Neonatos contra la Fiebre Aftosa

Publicado

en

(2.906 lecturas vistas)

COMPARTIR

Gremio profesional ecuatoriano consideró urgente y necesario enviar el oficio adjunto a la Directora de AGROCALIDAD, como desprendimiento tácito del último Congreso de Aftosa realizado los días 25 y 26 de noviembre del 2010 y que de acuerdo a su juicio se debe solicitar una rápida explicación técnica de tal acción, porque la consideran inadecuada por todo punto de vista, sustentado en este momento por críticos cuadros que estan afectando a terneros en la zona de Santo Domingo de los Tscahilas.

Santo Domingo de los Tsachila, 18 de julio del 2011

Doctora

María Isabel Jiménez F.

DIRECTORA DE AGROCALIDAD. MAGAP

Quito.-

De nuestras consideraciones:

A nombre del Colegio de Médicos Veterinarios de esta nobel provincia agropecuaria, me dirijo a usted, para transmitirle una constante y justificada “queja” de los colegas de práctica de campo, que se relaciona con la decisión de su programa de vacunar neonatos bovinos dentro del programa de control y erradicación de la fiebre aftosa que se ejecuta en el país y por ende en nuestra provincia, con resultados prácticos alarmantes y que ésta Presidencia consiente del problema, recoge y transmite a usted, solicitándole nos indique las justificaciones técnicas de esa actitud, que riñe contra todo principio médico, al tratarse de una especie que la naturaleza le dotó a la madre la capacidad de entregarle calostro, como medida pasiva, precisamente para permitirle completar su desarrollo inmunitario y adaptarse a las criticas condiciones extra fetal que inicia.

No deseamos como gremio profesional disminuir el input técnico que el programa desarrolla en el país, ni mucho menos obstaculizar la importante actividad que ejercen, en la cual están comprometidos innumerables colegas veterinarios que saben y conocen como nosotros las consecuencias de esta práctica, que no la hemos visto en otros países, en especial desarrollados. Hacemos notar nuestra voz para alertar al país que este gremio consciente de su rol participativo en la profilaxis sanitaria nacional, ya discutió en noviembre anterior (2010) con expertos nacionales e internacionales el tema de la aftosa y recomendó al MAGAP considere nuestras observaciones técnicas para re enderezar ciertas actividades, que a juicio del congreso merecían su inmediata aplicación, entre ellas el tema aludido. Para su conocimiento anexo el resumen ejecutivo del evento, para que se digne ordenar su revisión por los técnicos y se proceda, en lo posible, a la incorporación de sus resultados, si el análisis así lo determina, manteniéndonos como gremio vigilantes y alertas al tratarse de un tema que solo los médicos veterinarios estamos en capacidad técnica de proponer y cumplir, conforme a nuestra formación científica, orientada a lograr resultados alentadores para el sector y país.

Pueden existir variadas razones que justifiquen SUPERFICIALMENTE la vacunación de neonatos rumiantes que en efecto hemos leído y escuchado, pero ninguna a nuestro criterio sobrepasa la realidad que la naturaleza ha otorgado a esta especie en el tema y los resultados desastrosos que en la practica aun opera en el país, al desconocer el productor ciertas realidades fisiológicas, que el ternero al nacer requiere superar para fortalecer precisamente su inmunidad. Jorge Reyes Valdivieso (1986), en la hoya de Loja, en su tesis de Maestría en Salud Animal obtenida en la Universidad de Chile, ya alertó al país, sobre la mínima inmunidad pasiva que los terneros poseían al nacer, por no lograr que el ternero consuma la cantidad adecuada de calostro en las primeras 48 horas post parto, siendo la causa de elevadas tasas de mortalidad, especialmente enfermedades diarreicas y neumónicas, recomendando LA VACUNACIÓN DE LAS MADRES, con antígenos que el ternero iba a enfrentar en su vida activa, práctica razonable que debe ser considerada, en vez de peligrar vacunarlos, al no estar en condiciones de responder adecuadamente con niveles de anticuerpos específicos y linfokinas (celulares), éstas mucho más importantes en antígenos de vida intracelular como los virus, entre ellos el rotavirus de la aftosa, que es endémico en algunas partes del país.

Deseamos como gremio profesional que nos demuestren con hechos científicos comprobados, que el neonato ungulado, no va a tener reacciones negativas de disminución de su respuesta inmunitaria cuando sea adulto (si es que llega a esa etapa), si fue vacunado en las primeras horas de vida, como ahora vemos obligatorio, aún con resguardo del ejército hacerlo. En contraposición existen innumerables estudios que demuestran su inconveniencia, precisamente porque causan disminución de la respuesta inmunitaria en el animal, cuando inicia su vida inmunitaria activa; siendo igual a la práctica ya desecha en medicina humana de enriquecer con inmunoglobulinas al paciente afectado, con miras a robustecer su inmunidad humoral, lográndose una disminución de su respuesta normal. Si el objetivo, según parece de orden epidemiológico, persigue cerrar las brechas por donde le virus de campo puede multiplicarse y afectar al bovino, vacunando todo ser vivo de esta especie en cualquier etapa que se encuentre, creemos que el neonato por su condición de dependencia pasiva no representa un potencial peligro, pues posee anticuerpos entregados por su madre en la gestación que la naturaleza lo preparó para enfrentar a ese virus u otros patógenos comunes del medio.

Este hecho mencionado solo nos permite, en honor al espacio, indicar y dejar sentado, que los bovinos poseen una placenta sidesmocorionica, donde el epitelio coriónico esta en contacto con los tejidos uterinos, IMPIDIENDO en la gestación, el paso transplacentario de moléculas de inmunoglobulinas de la madre al feto, dependiendo

los neonatos específicamente de los anticuerpos que su madre le otorga en el calostro, debiéndonos más bien preocupar que esta práctica sea generalizada en el pais para mejorar la pecuaria bovina nacional, amén del terrible cuello de botella, al parecer insalvable, del déficit de alimentación (dependiente solo de pastos) que la mayoría de productores entregan a su animales, encontrándose a nuestro juicio el mayor problema de repercusión sanitario que enfrenta por años el país. La vacunación para que sea respondida adecuadamente por el animal depende exclusivamente de la nutrición que recibe.

Esperamos poder contribuir de mejor manera (continua y constante), a los planes de prevención sanitaria que ejecuta AGROCALIDAD, pues como ecuatorianos, es nuestro deber hacerlo. Quizá el hecho indicado que motiva el presente sea el inicio de una relación que debe dar frutos positivos al país, supeditando con el mayor respeto a recabar de usted la oportuna respuesta a nuestra posición profesional.

De la señora Directora,

Dr. José M. Aguilar Reyes M.Sc.

PRESIDENTE DEL COLEGIO DE MÉDICOS VETERINARIOS DE SANTO DOMINGO

Fuente: Perulactea. Envío especial.

 

 

Leer más
1 comentario

1 comentario

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias Internacionales

Panamá aplica acciones de control ante foco de rabia bovina

Publicado

en

COMPARTIR

Leer más

Noticias Internacionales

México fortalece prevención para avanzar hacia la erradicación de la Tuberculosis Bovina

Publicado

en

COMPARTIR

Leer más

Noticias Internacionales

La importancia de proteger a los trabajadores de campo del virus H5N1

Publicado

en

COMPARTIR

Leer más

Trending