Artículos

Onfaloflebitis en Ternera

Publicado

en

(64.322 lecturas vistas)

COMPARTIR

La onfaloflebitis es una patología que puede presentarse frecuentemente en bovinos y ovinos, cuando no existe un buen manejo de desinfección del cordón umbilical al momento del nacimiento. En ganado lechero es más facil de evitar por el mayor contacto que se tiene con los animales, pero en ganado cárnico si podría convertirse en un problema cuando nacen en medio de los potreros, de noche o madrugada y sin el cuidado de un operario.

Autor: DVM Phil Scott (Reino Unido)

1. Presentación

Se nos llamó a ver a una ternera Limousin cruzada, de tres días de vida de un hato productor de carne bovina. La ternera había estado deprimida y sin voluntad para mamar la leche desde temprano en la mañana. El ganadero le había administrado hace cuatro horas 2 litros una solución de rehidratación oral, porque la ternera había comenzado a empeorar.

2. Examen Clínico

  • La ternera se presentó en posición de decúbito lateral. La ternerita es pequeña (aproximadamente 30 kg.) y se muestra deprimida y débil (Fotos 1-2).

 

Foto 1

 

Foto 2

 

  • La temperatura rectal fue de 39.2 ºC.
  • La respuesta o reacción a la amenaza está aun presente, pero de forma reducida.
  • Las membranas mucosas están congestionadas.
  • La respuesta de succión está presente pero es débil, la frecuencia respiratoria es mayor a 60 respiraciones por minuto.
  • El abdomen estaba distendido con sonidos líquidos que son audibles a la agitación enérgica. Se observa signos de diarrea mucoide en la cola y el periné (Foto 3).

 

Foto 3

 

  • El ombligo no había sido tratado con solución de yodo fuerte y mostraba un engrosamiento considerable del cordón umbilical (Foto 4).

 

Foto 4

 

  • El ombligo estaba caliente y generaba evidente dolor en el animal, a la palpación profunda se resentía. Los nódulos linfáticos no estaban agrandados. Tampoco había evidencia de calor o hinchazón en las articulaciones.

Frente a un caso como este:

  • ¿Qué patologías podría usted considerar?
  • ¿Cómo podría usted confirmar su diagnóstico?
  • ¿Qué tratamiento (s) se administraría?
  • ¿Cuál es el pronóstico para esta ternera?

3. Diagnóstico Diferencial

  • Onfaloflebitis
  • Peritonitis
  • Septicemia
  • Meningitis Bacteriana
  • Infección del Uraco
  • E. coli Enterotoxigénica

El diagnóstico definitivo fue de Onfaloflebitis el cual estuvo basado en el examen clínico realizado a la ternera. El proceso inflamatorio se extendía cráneo-dorsalmente desde el ombligo, con evidente dolor provocado a la palpación profunda. Frente a este hallazgo, también se sospechó de una peritonitis originada desde el ombligo, pero no se intentó realizar la abdominocentesis, debido a la distensión abdominal (presumiblemente debido al cuadro de íleo, asociado a la peritonitis).

Un posible e inicial cuadro de meningitis bacteriana no podía ser excluido de la sospecha ante lo encontrado en el examen clínico, por lo que se colectó para un mejor estudio una muestra de líquido cefalorraquídeo lumbar.

4. Otras Pruebas

El líquido cefalorraquídeo lumbar (LCR), se recogió bajo anestesia local utilizando una aguja hipodérmica de 20×1 pulgadas. El LCR colectado fue claro y sin color (normal).

La proteína plasmática total encontrada en esta fue de sólo 42 g/l, lo cual indicaría una falla en la transferencia pasiva de anticuerpos (los valores normales para los terneros que han mamado calostro deben ser > 65 g/l).

Un cultivo de sangre podría haber sido considerado como una prueba más, pero su elevado costo y por no ser necesariamente decisivo para la resolución de este caso, no se realizó.

La ecografía de la región umbilical fue llevada a cabo, pero las imágenes obtenidas fueron solo de intestinos llenos de líquido en su interior. Ningún líquido libre pudo ser visualizado en el espacio abdominal (que nos pudiera dar señales de una peritonitis), ni se pudo reflejar el uraco.

5. Pronóstico

La respuesta al tratamiento en los casos de onfaloflebitis y/o peritonitis con posible septicemia, es muy pobre. Por ello, el ganadero fue informado sobre la situación real de la ternera y el mal pronóstico al que se enfrentaba.

6. Tratamiento

La ternera fue tratada con dosis altas de Trimetroprin Sulfonamida por vía intravenosa, por esta misma vía se le aplicó el anti-inflamatorio no esteroidal Flunixin meglumine.

Finalmente, como la ternera no presentó más que una deshidratación del 5%, únicamente se le administró de forma complementaria líquidos de mantenimiento también por vía intravenosa.

7. Progreso

La ternera experimentó una ligera mejoría, 4 horas después del tratamiento y fue capaz de mantenerse en posición de decúbito esternal con la cabeza apartada del suelo durante cortos periodos de tiempo, aunque lamentablemente doce horas después del primer examen la ternera fue encontrada muerta.

8. Examen Post-mortem

Se realizó el examen post mortem, el cual reveló la presencia de una infección supurativa extensiva y una septicemia originada a partir de una infección umbilical (Fotos. 5-6), adicionalmente a este hallazgo se encontró secuestro de líquido en los intestinos.

 

Foto 5

Foto 6

 

9. Consideraciones Finales

A pesar de las efectivas medidas preventivas (Fotos 7-8) la Onfaloflebitis sigue siendo una condición común de presentarse, tanto en terneros (Foto 9) como en corderos.

 

Foto 7

Foto 8

Foto 9

 

Los tratamientos pueden ser difíciles de aplicar a los terneros de razas cárnicas, pues estos nacen al aire libre durante las horas de oscuridad o cuando simplemente nadie puede acercarse a ellos (Fotos 10-12).

 

Foto 10

Foto 11

Foto 12

 

Frente a estos casos, la situación ideal sería la aplicación de soluciones de yodo fuerte a todo el cordón umbilical al momento del nacimiento y repetirlo aproximadamente cuatro a seis horas después que el ternero haya tomado el calostro.

Pero como vemos esta rutina no siempre es posible de realizar, principalmente en el caso de vacas que paren al aire libre (Foto 13), por lo que algunos ganaderos prefieren tratar a todos los terneros recién nacidos con una dosis de Penicilina Procaínica en un intento de prevenir infecciones umbilicales. Aunque este antibiótico puede no ser activo contra todos los patógenos potenciales a los que se enfrentará el neonato, esta rutina parece reducir significativamente la prevalencia de las infecciones umbilicales en las explotaciones de ganado vacuno cárnico.

 

Foto 13

 

Pero si creemos que con los antibióticos que se puedan administrar rutinariamente a todos los terneros recién nacidos, generamos un sustituto a las buenas prácticas de manejo ganadero y los altos estándares de higiene (Foto 14-19), estamos cometiendo realmente un gran error.

 

Foto 14

Foto 15

Foto 16

Foto 17

Foto 18

Foto 19

 

¿Usted cree que el potrero de la Foto 20 debe recibir vacas recién paridas?

 

Foto 20

 

El rol que tiene el ombligo como puerta de entrada principal de infecciones para los terneros que los pueda conducir a un cuadro de septicemia sigue siendo controversial porque las infecciones umbilicales son mayormente un hallazgo casi accidental cuando se examinan terneros jóvenes.

Finalmente, debemos recordar que el hallazgo de abscesos umbilicales no son casos infrecuentes cuando revisamos terneros sanos y por ello esta debe ser también una práctica rutinaria en los hatos ganaderos.

 

Fuente: Perulactea

Leer más
12 comentarios

1 comentario

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos

Optimizando el uso del semen sexado

Publicado

en

COMPARTIR

El semen bovino se debe descongelar a 35°C durante 45 segundos. Si esta temperatura no es exacta, una descongelación inadecuada puede afectar la calidad y viabilidad del semen.


Por: JODEE SATTLER (Estados Unidos)

Durante la segunda mitad del siglo XX (aproximadamente de 1955 a 2005), el rendimiento reproductivo del ganado lechero disminuyó considerablemente. Una variedad de factores –desde una mayor producción de leche, hasta una mayor endogamia y una nutrición inferior a la óptima– pueden haber contribuido a este retroceso.

Fisiólogos reproductivos, genetistas y otros expertos colaboradores de la industria láctea, algunos de ellos fueron convocados por el Consejo de Reproducción del Ganado Lechero de los Estados Unidos (DCRC, por sus siglas en inglés) para revertir esta tendencia negativa de la reproducción.

Durante la Reunión Anual del DCRC de 2022, el Dr. Paul Fricke, profesor de reproducción de ganado lechero de la Universidad de Wisconsin y especialista en Extensión, describió la “reversión”, es decir este gran cambio que comenzó en 2002, como una «revolución en la reproducción».

«El espectacular aumento de la reproducción se ha producido durante la última década (más o menos)», decía Fricke.

Si bien la mejora de la genética, la nutrición y los protocolos de manejo ayudaron a mejorar la reproducción del ganado lechero, la adopción de programas de fertilidad, como la inseminación artificial programada (IAT) y la resincronización de la ovulación (resincronización) después de un diagnóstico de falta de preñez, jugó un papel importante en el aumento del rendimiento reproductivo. Además, combinar los programas de fertilidad con nuevas tecnologías para la detección del estro, basadas en sistemas de seguimiento de la actividad, ayudó eficazmente a lograr mejores tasas de preñez.

Estrategias que conducen al progreso reproductivo

Durante esta revolución, el rendimiento y la economía del semen sexado mejoraron. Sin embargo, el rendimiento del semen sexado todavía está por detrás del rendimiento del semen convencional. El uso de semen sexado aumenta el progreso genético en los rebaños lecheros a través de una mayor intensidad de selección de madres (Khalajzadeh et al., 2012).

Otras estrategias incluyen pruebas genómicas o de pedigrí para identificar novillas y vacas genéticamente superiores, el uso de semen sexado para inseminar novillas lecheras genéticamente superiores y vacas lactantes equilibradas para las necesidades de reemplazo (Weigel et al., 2012) y el uso de semen de bovino de carne para inseminar novillas con méritos genéticos bajos y vacas para producir terneros cruzados con mayor valor en el mercado de la carne (Ettema et al., 2017).

«Esto ha llevado a una tendencia en rápida evolución a utilizar semen Holstein sexado, semen Holstein convencional y semen de bovino de carne convencional para inseminar hembras Holstein en los Estados Unidos», decía Fricke.

Mejorar la fertilidad con semen sexado

Dado el importante papel del semen sexado para ayudar a los productores lecheros a “dimensionar correctamente” sus hatos y capitalizar la mejor genética del rebaño, Fricke centró su presentación en estrategias de manejo para mejorar la fertilidad del semen sexado en novillas no lactantes y vacas lecheras lactantes.

Fricke explicó que las novillas no responden favorablemente a los protocolos de sincronización basados ​​únicamente en GnRH y PGF2α, como Ovsynch. La “clave” es incluir un inserto de progesterona intravaginal controlado (CIDR) durante el protocolo. Esta práctica evita que las novillas muestren estro hasta que se retira el inserto CIDR, lo que aumenta la sincronía con el protocolo.

La DCRC recomienda el protocolo CIDR-Synch de 5 días (https://www.dcrcouncil.org/protocols) para novillas lecheras. Fricke observó que del 27% al 33% de las novillas presentan estro >24 horas antes de la IAT programada con el protocolo CIDR-Synch de 5 días. «Esto hace que la detección del estro durante el protocolo CIDR-Synch de 5 días sea un requisito para lograr tasas de concepción aceptables», comentó.

Lauber et al. (2021) condujeron una prueba de campo para comparar programas de manejo reproductivo para el envío de novillas Holstein a su primera inseminación con semen sexado. Los investigadores evaluaron:

  • CIDR5 (sincronización CIDR de 5 días)
  • CIDR6 (sincronización CIDR de 6 días)
  • EDAI (la PGF2α en el día 0 fue seguida por una detección de estro una vez al día [detección visual de la eliminación de tiza de la cola y otros signos] e IA)

El equipo de investigación concluyó que, aunque retrasar el retiro del dispositivo CIDR 24 horas en un protocolo CIDR-Synch de cinco días suprimió la expresión temprana del estro antes de la IAT, retrasar la eliminación del CIDR 24 horas tendía a disminuir la preñez por inseminación artificial (P/IA) en novillas inseminadas con semen sexado.

Además, el sometimiento de las novillas a un protocolo CIDR-Synch de cinco días para la primera IA tendió a aumentar el P/IA y a disminuir el costo por preñez en comparación con las novillas EDAI. Fricke explicó que la disminución del costo por embarazo se debió a la disminución de los días de alimentación. Además, esta disminución del costo cubrió con creces el costo del protocolo CIDR-Synch de 5 días y resultó en una disminución general de $17 en el costo por preñez, en comparación con las novillas inseminadas al estro, después del tratamiento con prostaglandinas.

Momento de la IA: semen sexado versus semen convencional

¿El momento óptimo de IA es diferente para el semen sexado en comparación con el semen convencional? Parece que la respuesta es «sí».

Bombardelli et al. (2016) evaluaron el uso de semen sexado en vacas lactantes con un sistema de monitoreo de actividad en vacas Jersey a IAT en función del aumento de actividad. En general, la P/IA usando semen sexado fue mayor para las vacas Jersey inseminadas entre 23 y 41 horas después del inicio de la actividad, lo cual es más tarde que el momento óptimo para el semen convencional de cuatro a 12 horas (sistema radiotelemétrico) después del inicio de la actividad de pie. (Dransfield et al., 1998) u ocho a 16 horas (sistema de monitoreo de actividad) después del inicio de la actividad (Stevenson et al., 2014).

«La inseminación posterior de vacas de alta producción utilizando semen sexado puede ser óptima para las vacas inseminadas en celo», dijo Fricke. Esto se debe a que la ovulación ocurre más tarde en relación con el inicio del estro en vacas de alta producción a medida que aumenta la producción de leche cerca del momento del estro.

Programa de fertilidad: sincronización óptima de la IA con semen sexado

¿Cuál es el momento óptimo de la IA utilizando semen sexado cuando el intervalo entre el momento de la IA y la ovulación se controla mediante un programa de fertilidad en el primer servicio? Para abordar esta cuestión, Lauber et al. (2020) sometieron a vacas primíparas a un protocolo Doble-Ovsynch para el primer servicio que incluía un segundo tratamiento con PGF2α 24 horas después del primero en la parte del protocolo de reproducción-Ovsynch como lo describen Brusveen et al. (2009).

El último tratamiento con GnRH (G2) varió entre tratamientos y IAT. Para variar el intervalo entre G2 y TAI, las vacas fueron asignadas al azar a dos tratamientos para recibir G2 16 (G2-16) o 24 (G2-24) horas antes de TAI, que se fijó en 48 horas después del segundo tratamiento con PGF2α del programa de reproducción. -Porción Ovsynch del protocolo Double-Ovsynch.

El equipo de investigación encontró que las vacas G2-24 tenían menos P/AI que las vacas G2-16 a los 34 ± 3 días (44% vs. 50%) y 80 ± 17 días (41% vs. 48%) después de la IAT. La pérdida de preñeces y la proporción de sexos fetales no difirieron entre los tratamientos. La inducción de la ovulación más temprana en relación con el IAT después de un protocolo Doble-Ovsynch disminuyó la P/AI en vacas Holstein primíparas, mientras que la pérdida de preñez y la proporción de fetos femeninos no difirieron entre los tratamientos.

Estrategia de inseminación de primer servicio

En un estudio de campo, Lauber et al. (2022) incluyeron 742 vacas Jersey en lactancia, que fueron asignadas al azar según el número de etiqueta auricular y dentro del paridad para su presentación, ya sea al primer servicio después de un protocolo Double-Ovsynch (DO) o a un protocolo para la sincronización del estro con detección del estro dos veces al día (EDAI) utilizando semen Jersey sexado.

¿Los resultados? La media de días desde PGF2α (día 24) hasta IA fue mayor para las vacas EDAI que para las DO, mientras que la proporción de vacas inseminadas fue mayor para las vacas DO que para las EDAI (100% vs. 75%). “Así, el 75% de las vacas en el tratamiento EDAI fueron detectadas en estro e inseminadas, mientras que el 25% de las vacas no fueron detectadas en estro y fueron sometidas a IAT después de un protocolo Ovsynch para el primer servicio”, informó Fricke.

En pocas palabras: este estudio encontró que las vacas Jersey lactantes sometidas a un protocolo DO para IAT en el primer servicio tenían más P/AI para semen sexado y de carne que las vacas inseminadas después de la sincronización del estro.

 

Leer más

Casos Clínicos

Mastitis de Verano

Publicado

en

COMPARTIR

Leer más

Casos Clínicos

Endocarditis bacteriana y Poliartritis secundaria

Publicado

en

COMPARTIR

Leer más

Trending