Noticias Internacionales

La Producción Mundial de Leche seguirá creciendo en los próximos años según FAO y OCDE

Publicado

en

(608 lecturas vistas)

COMPARTIR

Así lo señala un documento de la FAO y la OCDE que indica que esa producción mundial está dividida en 81 % de leche de vaca, 15 % de búfala y 4 % de cabra, oveja y camella (combinado). En 2020 se lograran 861 millones de toneladas.

Mientras que el crecimiento medio mundial de los rebaños (1,1 % anual) es mayor que el crecimiento del rendimiento promedio mundial (0,7 % anual), los promedios cambiantes son el resultado de los rebaños creciendo más rápido en países que tienen rendimientos relativamente bajos.

Al desagregar entre los productos lácteos, el informe señala que se proyecta que la producción de mantequilla crecerá al 1,9 % anual. Todos los demás productos lácteos se proyectan para crecer a tasas más lentas, con leche desnatada en polvo y queso al 1.2% anual, y leche entera en polvo al 1.4 % anual.

En casi todas las regiones del mundo, se espera que el crecimiento del rendimiento contribuya más al aumento de la producción que el crecimiento del hato. Los impulsores del crecimiento del rendimiento incluyen la optimización de los sistemas de producción, mejora de la salud animal, de la eficiencia en la alimentación y mejor genética.

Se espera que India y Pakistán contribuyan a más de la mitad del crecimiento de la producción mundial de leche durante los próximos diez años y que representen más del 30 % de esa producción en 2030.

En ambos países, la gran mayoría de la producción se consumirá a nivel nacional, ya que internacionalmente se comercializan pocos productos frescos y lácteos procesados.

Entre tanto, se prevé que la producción en la Unión Europea crezca más lentamente que la media mundial por cuanto se espera que los hatos lecheros disminuyan 0,5 % anual, aunque la producción de leche crecerá al 1 % anual durante la próxima década. La producción de la Unión Europea se origina en una combinación de producción basada en pastos y piensos.

Además, se espera que una parte creciente de la leche producida sea orgánica o en otros sistemas de producción no convencionales, aunque tienen aproximadamente una cuarta parte de rendimientos más bajos que la producción convencional y altos costos de producción, pero constituyen más del 3 % de la producción de leche de la Unión Europea, lo que sugiere un sobreprecio considerable para este producto.

Por su parte, Norteamérica tiene uno de los rendimientos promedio por vaca más altos, ya que la proporción de la producción basada en pasto es baja y la alimentación se centra en altos rendimientos de rebaños lecheros especializados.

Se espera que los hatos de Estados Unidos y Canadá se mantengan prácticamente sin cambios por lo que un crecimiento de la producción podría originarse a partir de aumentos de rendimiento.

Dado que se prevé que la demanda interna de grasas lácteas seguirá siendo más fuerte, Estados Unidos exportará principalmente leche desnatada en polvo, mientras que las canadienses están limitadas por el acuerdo comercial T-MEC. Estados Unidos también exportará una cantidad considerable de queso, suero y lactosa.

Nueva Zelanda es el productor más orientado a la exportación, pero el crecimiento de la producción de leche ha sido muy modesto en años recientes. La producción de leche se basa principalmente en pastos y los rendimientos son considerablemente más bajos que en Norteamérica y Europa. Sin embargo, la eficiencia del manejo del pasto le permite ser más competitivo.

Igualmente, señala el documento que se espera un fuerte crecimiento de la producción en África, principalmente debido a los rebaños más grandes. Por lo general, estos tendrán bajos rendimientos, y una parte considerable de la producción de leche provendrá de cabras y ovejas. La mayoría de las vacas, cabras y ovejas pastan y se utilizan para otros fines, como producción de carne, tracción y ahorro.

Para la próxima década se proyecta que alrededor de un tercio de la población mundial del rebaño estará ubicado en África y representará un poco más del 5 % de la producción mundial de leche.

De igual manera, el informe señala que el sector lácteo ha demostrado ser notablemente resistente durante la pandemia de la COVID-19. La naturaleza perecedera de la leche líquida fresca y los productos lácteos frescos los hacían particularmente vulnerables a las interrupciones de la cadena de suministro; sin embargo, el sector lácteo no se vio tan afectado como otros sectores desde una perspectiva global.

Los efectos de la pandemia variaron regionalmente, con efectos negativos que van desde la escasez de contenedores de transporte. a la eliminación de los excedentes de productos. Al mismo tiempo, otros países se adaptaron rápida y exitosamente a problemas de producción y mano de obra, y experimentaron interrupciones mínimas en su entorno comercial habitual.

Muchos países adoptaron medidas de confinamiento que afectaron el consumo fuera del hogar, que a menudo incluye una gran proporción de productos lácteos; El consumo doméstico (ventas al por menor) compensó algunas de estas pérdidas.

Leer más
Click para comentar

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias Internacionales

Continúa brote de Gripe Aviar en Estados Unidos

Publicado

en

COMPARTIR

Leer más

Noticias Internacionales

Iniciativa internacional busca alternativas para la alimentación caprina

Publicado

en

COMPARTIR

Leer más

Noticias Internacionales

Uruguay se preocupa de abrir nuevos mercados para sus productos cárnicos

Publicado

en

COMPARTIR

Leer más

Trending