Noticias Internacionales

La importancia de vigilar la frecuencia de ordeño en vacas viejas

Publicado

en

(516 lecturas vistas)

COMPARTIR

Las vacas en transición pueden suponer un reto a la hora de equilibrar energía y nutrición. Lo más frecuente es que la vaca termine con un balance negativo de energía y nutrientes.

Cuando esto ocurre, la vaca pierde peso y es más susceptible a problemas metabólicos. Ryan Pralle habló en un seminario web de la División de Extensión de la Universidad de Wisconsin, Badger Dairy Insight, sobre cómo la frecuencia de ordeño puede afectar al balance energético negativo durante la transición.

Cuando la frecuencia de ordeño pasa de dos a tres veces al día, las granjas pueden ver a menudo un aumento del 20% en la producción de leche. Las vacas en lactación temprana son las más beneficiadas, e incluso si sólo se las ordeña con más frecuencia al principio de la lactación, seguirán notando los beneficios en la lactación media y tardía.

Pralle, profesor asociado de ciencias animales, lácteas y veterinarias en la Universidad de Wisconsin-Platteville, quería estudiar si la mayor producción de leche derivada de una mayor frecuencia de ordeño también conllevaba un mayor riesgo de problemas metabólicos. Realizó un estudio con 16 vacas multíparas en un sistema de ordeño automatizado (AMS). A estas vacas se les midió de cuatro a 29 días en leche, y programaron la mitad para ordeño 6x y la otra mitad para ordeño 3x. El pellet ofrecido se controló durante los primeros 29 días, recibiendo todas las vacas la misma cantidad en función de sus días en leche. Después de los primeros 29 días, los pellets se basaron en la producción de leche.

Encontraron que después de los 29 días, no había diferencias significativas en las visitas voluntarias para ser ordeñadas. También encontraron que no había diferencias importantes en la producción de leche entre los dos grupos en los primeros 29 días; sin embargo, en el período de arrastre de 29 días a 90 días, hubo una ventaja de 22 libras por día en las vacas que fueron ordeñadas 6x en la lactancia temprana. El grupo 6x también tuvo una mayor producción de leche corregida en grasa en los primeros 30 días.

Esto planteó la pregunta: ¿Estas vacas utilizan más reservas de grasa corporal para la producción? Los resultados de los análisis de sangre mostraron que probablemente sí. Las vacas ordeñadas con más frecuencia tenían mayores concentraciones de cuerpos cetónicos, lo que apunta a un mayor riesgo de problemas metabólicos. Pralle mencionó que cuando separaron a las vacas de segunda lactancia de las de tercera lactancia o más viejas, las vacas de segunda lactancia no mostraron diferencias en la leche corregida en grasa, por lo que esto parece tener un mayor efecto en las vacas más viejas.

A partir de sus hallazgos en este estudio, Pralle compartió dos recomendaciones. En primer lugar, en un entorno AMS, las vacas maduras pueden necesitar una mayor tasa de pellets para satisfacer sus necesidades energéticas. En segundo lugar, dijo que puede ser beneficioso limitar los ordeños diarios en las vacas frescas de más edad para proteger su salud metabólica.

Leer más
Click para comentar

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias Internacionales

Continúa brote de Gripe Aviar en Estados Unidos

Publicado

en

COMPARTIR

Leer más

Noticias Internacionales

Iniciativa internacional busca alternativas para la alimentación caprina

Publicado

en

COMPARTIR

Leer más

Noticias Internacionales

Uruguay se preocupa de abrir nuevos mercados para sus productos cárnicos

Publicado

en

COMPARTIR

Leer más

Trending