Artículos

Productividad Vs Rentabilidad en Ganadería Lechera

Publicado

en

(16.169 lecturas vistas)

COMPARTIR

Dr. Raúl Santiváñez Vivanco. Buiatra. Trujillo – Perú

Desde hace algún tiempo me estaba rondando la idea de escribir sobre cuál de estas dos definiciones o conceptos es determinante en el éxito o fracaso de una explotación lechera en la costa del Perú (sistemas intensivos).

Existen innumerables ejemplos de ganaderías que pensando solamente en la productividad han terminado en rotundos fracasos. En una oportunidad conversando con uno de los ganaderos, el cual tenía esta idea me manifestó que a él no le importaba la reproducción y que consideraba que lo más importante era llegar a una producción de 20,000 kg de leche diarios y que con ello cubría todos sus gastos. Hoy he llegado a la conclusión que esa idea fue determinante en el fracaso de su ganadería.

Es más, de que le sirvió tener el primer puesto en productividad nacional según nuestro sistema de producción lechera manejado por UNALM, si finalmente la empresa fracasó comercialmente. Yo he tenido la oportunidad de asistir a reuniones de ganaderos en la cual encontré nuevamente al mismo “ganadero”, y en su disertación nos explicó el secreto de su éxito como productor y él nos explicaba que lo más importante era su sistema de alimentación y la productividad de sus vacas.

No quiero desmerecer la importancia que tienen la nutrición y la alimentación en el manejo de una ganadería lechera, pero si debo dejar bien en claro que no son los únicos factores que determinan su rentabilidad y consecuentemente el éxito o fracaso de la ganadería lechera en la costa del Perú. Por tanto, nos toca analizar algunos criterios que creemos que, son de vital importancia para lograrlo.

En primer lugar: de nada nos sirve tener el mejor asesor en nutrición y alimentación, si el ganadero no realiza “una correcta evaluación del consumo de materia seca y cuantos kilogramos de esta se están gastando por kilogramo de leche producida”. Se debe aceptar que cuanto más elevamos nuestra productividad se incrementa nuestros costos y cada vez es mayor el incremento por unidad de producción evaluada. Igualmente es importante tener bien en claro que no es absolutamente cierto, que nuestros sistemas de alimentación necesariamente deben ser en base a chala forrajera (maíz); porque de acuerdo con nuestro ecosistema tenemos más posibilidades de producir en forma rentable con distintos forrajes aun siendo ellos de más pobre calidad.

Todos sabemos que existen tres raciones: la que formulamos, la que preparamos y la que comen las vacas y la mejor forma de evaluar esta última es mediante el score de la bosta. Esta técnica nos indicara si nos falta fibra detergente neutra (FDN), o/si tenemos demasiados carbohidratos (CHO) de fácil y rápida fermentación. Mi interrogante es cuantos establos manejan un score de bosta; sabemos que existe una gran variación en la calidad de las materias primas empleadas, que en más de una oportunidad los administradores alteran las formulas sin autorización alguna creando serios problemas alimenticios. Esto es muy fácil de prevenir, pues la vaca antes de mostrar una baja en su producción lechera nos puede dar indicadores de su problema mediante el análisis de la calidad de su bosta.

En segundo lugar: en la mayoría de nuestras lecherías “Se considera la mastitis un problema sencillo y de poca importancia”; durante todo el tiempo de mi experiencia profesional he visto cerrar establos por mastitis estafilocócica. Soy un convencido que no existe un antibiótico que controle este patógeno en forma total y todavía no ha nacido el Médico Veterinario que le gane la pelea tratando de curar la mastitis estafilocócica; se puede tener bajo control a la mastitis si es que se desarrolla un programa integral contra este importante problema que es el que causa la mayor pérdida de dinero en las explotaciones lecheras.

Es por estas consideraciones que el ganadero lechero deberían tener presente las siguientes interrogantes y planteamientos que son fruto de mi experiencia y que creo de esta forma poder contribuir al desarrollo de nuestra ganadería:

a.       No podemos controlar la mastitis sin poner en práctica las normas de Bienestar animal, una vaca feliz no sufre mastitis.

b.      Debemos evaluar el “cow confort” en las salas de ordeño, pues es allí donde evaluamos a nuestras vacas.

c.       ¿Nuestras instalaciones son las más correctas, tenemos la cantidad necesaria de sombras, comederos, bebederos el área de metros cuadrados por vaca es el necesario? Muy pocos establos evalúan las áreas de descanso de sus vacas, estas generalmente son las áreas más contaminadas de los corrales y con mayor humedad y donde se encuentra el mayor hacinamiento de las vacas.

d.      ¿Capacitamos y evaluamos a nuestro personal? de nada nos sirve capacitar si es que no los evaluamos posteriormente y orientamos a corregir sus malas prácticas de manejo produciendo impacto negativo para lograr alcanzar la eficiencia que pretende el ganadero.

e.       La gran mayoría de establos realizan pruebas de CMT, pero sin temor a equivocarme les diría que muy pocos las estudian, muchos menos las analizan y muy pocos las interpretan, desvirtuando esta prueba de tamizaje mediante la cual se pude descubrir las mastitis subclínicas que silenciosamente van incrementado hasta llegar a aguadas o crónicas, de esta forma estas pruebas “no son de utilidad”.

En un establo que asesoraba donde se realizaban pruebas de CMT semanales después de un estudio del problema nos dimos cuenta que la mayoría de las vacas que presentaban nuevos casos de mastitis habían tenido en los últimos tres días previos una actividad extra: que en algunos casos era haber sido inseminada, en otros casos haber sido cambiada de corral o lote, y en algunos menos haber sido sometida a recorte de pezuñas. Creo que es tiempo de evaluar si son más convenientes los movimientos frecuentes que se realizan en la actualidad en la mayoría de los establos debido a su impacto sobre la mastitis. Además, debemos evaluar también nuestros sistemas y metodología de I.A. debemos descartar la práctica de inseminar en los corrales a las vacas en ordeño, ellas deben ser inseminadas en la salida de la sala de ordeño, donde es más fácil apartarla e inseminarla.

Algo más sobre la mastitis, en la lucha por el control de esta enfermedad quizás el factor primordial es la eliminación de las Vacas con Mastitis Crónicas ellas son el factor más importante de contaminación y contagio de las vacas sanas, si no cortamos el ciclo poco podemos hacer para avanzar en el control de la mastitis. Estudios realizados en Europa nos demuestran que el 72 % de los ganaderos menosprecian la trascendencia económica de la enfermedad (Hogeveen, 2011).

Los ganaderos deberían implantar un sistema de registros que permita evaluar los impactos negativos que causan las mastitis instaladas en la producción lechera de un establo y que ocasionan una gran pérdida económica. Esto orientara al ganadero a replantear e un instalar las “Buenas Prácticas de Manejo (BPM) y las Buenas Practicas Higiénicas (BPH) de la glándula mamaria, así mismo mejorar la calidad de leche producida. En nuestra realidad, creo sin temor a equivocarme que son muy pocos los ganaderos que reciben asesoramiento en mastitis y menos en calidad de leche, todavía muchos creen que los médicos veterinarios somos simplemente Cura Mastitis en Vacas.

f.       Uno de los factores determinantes en nuestra rentabilidad de la operación es tener bien claro los conceptos del valor vaca para decidir en el momento oportuno si nos conviene eliminar una vaca vacía con una producción de 15 o 18 kg de leche diarios y reemplazarla por una novilla, o adquirir un animal de reemplazo. Este concepto nos lleva también a la dicotomía de porqué en los países de Europa o en los EEUU es rentable criar vacas mientras que en Latinoamérica es casi imposible lograrlo. En esos lugares la capacidad instalada de una empresa es algo importantísimo, no olvidemos que nuestros gastos generales son los mismos independientemente de la cantidad de animales que mantenemos en los corrales aun en las economías de escala.

g.      Los programas reproductivos se deben evaluar constantemente para solucionar los impactos negativos: como mejorar la eficiencia de cada establo, una metodología de manejo y un sistema de alimentación, razón por la cual no se deben copiar los sistemas tanto nacionales como internacionales, ellos deben ser diseñados para la realidad de cada ganadería lechera, base a sus rendimientos y evaluaciones del medio ambiente en el cual debe estar incluido la disponibilidad de forraje, etc. Se debe descartar el empleo de la “Monta natural”, en algunos casos se justifica el empleo de semen propio colectado en el establo para las vacas repetidoras, pero de ninguna manera la monta natural.

h.      Hoy en día con el aumento de la producción lechera, sabemos que la eficiencia reproductiva se ha convertido en un factor determinante para le eficiencia económica y es de gran influencia en la productividad. En la actualidad los establos No Crecen, Mas Bien Decrecen nuestra edad promedio en nuestros hatos es en el mejor de los casos de 4.5 % años de vida; a ese ritmo no se puede crecer, más aún si su tasa de reemplazos no es superior al 30 %.

i.        Se deben evaluar constantemente los programas de cría y recría ellos representan el 30 % de nuestra inversión y si fallamos allí el impacto será tremendo en nuestra economía, la mayoría de establos evalúa su cría con evaluaciones al destete olvidándose que una ternera debe ser evaluada con su “producción de leche en su primera campaña”. Pues nuestro objetivo ha sido criar novillas de reemplazo y No Otro.

j.        Existen muchos empresarios en la ganadería de leche que desconocen el término de “Utilidad Marginal” y no es otra cosa que el desperdicio en múltiples acciones y trabajos, para muestra un botón: las cirugías simples como hernias, enucleaciones y otras, nunca son tomadas en cuenta sin reconocer su gran influencia en la producción láctea.

k.       Será interesante también conocer ¿cuántos de ellos cuentan con un “Programa para control de roedores, insectos y oros vectores”?, en un establo bajamos casi a cero nuestra mortalidad en terneras realizando un eficiente control de roedores.

l.        La mayoría de los establos tienen distintos asesores en las diversas especialidades, pero por lo general no tienen presente que todos ellos revisan, analizan y planifican a la misma vaca, esta forma de que cada uno plantea sus soluciones sin tener en cuenta al otro, es la causa de más de un enfrentamiento entre los diversos profesionales lo que finalmente no permiten una solución coordinada del problema, repercutiendo negativamente en la economía de la empresa ganadera.

Leer más
Click para comentar

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos

Optimizando el uso del semen sexado

Publicado

en

COMPARTIR

El semen bovino se debe descongelar a 35°C durante 45 segundos. Si esta temperatura no es exacta, una descongelación inadecuada puede afectar la calidad y viabilidad del semen.


Por: JODEE SATTLER (Estados Unidos)

Durante la segunda mitad del siglo XX (aproximadamente de 1955 a 2005), el rendimiento reproductivo del ganado lechero disminuyó considerablemente. Una variedad de factores –desde una mayor producción de leche, hasta una mayor endogamia y una nutrición inferior a la óptima– pueden haber contribuido a este retroceso.

Fisiólogos reproductivos, genetistas y otros expertos colaboradores de la industria láctea, algunos de ellos fueron convocados por el Consejo de Reproducción del Ganado Lechero de los Estados Unidos (DCRC, por sus siglas en inglés) para revertir esta tendencia negativa de la reproducción.

Durante la Reunión Anual del DCRC de 2022, el Dr. Paul Fricke, profesor de reproducción de ganado lechero de la Universidad de Wisconsin y especialista en Extensión, describió la “reversión”, es decir este gran cambio que comenzó en 2002, como una «revolución en la reproducción».

«El espectacular aumento de la reproducción se ha producido durante la última década (más o menos)», decía Fricke.

Si bien la mejora de la genética, la nutrición y los protocolos de manejo ayudaron a mejorar la reproducción del ganado lechero, la adopción de programas de fertilidad, como la inseminación artificial programada (IAT) y la resincronización de la ovulación (resincronización) después de un diagnóstico de falta de preñez, jugó un papel importante en el aumento del rendimiento reproductivo. Además, combinar los programas de fertilidad con nuevas tecnologías para la detección del estro, basadas en sistemas de seguimiento de la actividad, ayudó eficazmente a lograr mejores tasas de preñez.

Estrategias que conducen al progreso reproductivo

Durante esta revolución, el rendimiento y la economía del semen sexado mejoraron. Sin embargo, el rendimiento del semen sexado todavía está por detrás del rendimiento del semen convencional. El uso de semen sexado aumenta el progreso genético en los rebaños lecheros a través de una mayor intensidad de selección de madres (Khalajzadeh et al., 2012).

Otras estrategias incluyen pruebas genómicas o de pedigrí para identificar novillas y vacas genéticamente superiores, el uso de semen sexado para inseminar novillas lecheras genéticamente superiores y vacas lactantes equilibradas para las necesidades de reemplazo (Weigel et al., 2012) y el uso de semen de bovino de carne para inseminar novillas con méritos genéticos bajos y vacas para producir terneros cruzados con mayor valor en el mercado de la carne (Ettema et al., 2017).

«Esto ha llevado a una tendencia en rápida evolución a utilizar semen Holstein sexado, semen Holstein convencional y semen de bovino de carne convencional para inseminar hembras Holstein en los Estados Unidos», decía Fricke.

Mejorar la fertilidad con semen sexado

Dado el importante papel del semen sexado para ayudar a los productores lecheros a “dimensionar correctamente” sus hatos y capitalizar la mejor genética del rebaño, Fricke centró su presentación en estrategias de manejo para mejorar la fertilidad del semen sexado en novillas no lactantes y vacas lecheras lactantes.

Fricke explicó que las novillas no responden favorablemente a los protocolos de sincronización basados ​​únicamente en GnRH y PGF2α, como Ovsynch. La “clave” es incluir un inserto de progesterona intravaginal controlado (CIDR) durante el protocolo. Esta práctica evita que las novillas muestren estro hasta que se retira el inserto CIDR, lo que aumenta la sincronía con el protocolo.

La DCRC recomienda el protocolo CIDR-Synch de 5 días (https://www.dcrcouncil.org/protocols) para novillas lecheras. Fricke observó que del 27% al 33% de las novillas presentan estro >24 horas antes de la IAT programada con el protocolo CIDR-Synch de 5 días. «Esto hace que la detección del estro durante el protocolo CIDR-Synch de 5 días sea un requisito para lograr tasas de concepción aceptables», comentó.

Lauber et al. (2021) condujeron una prueba de campo para comparar programas de manejo reproductivo para el envío de novillas Holstein a su primera inseminación con semen sexado. Los investigadores evaluaron:

  • CIDR5 (sincronización CIDR de 5 días)
  • CIDR6 (sincronización CIDR de 6 días)
  • EDAI (la PGF2α en el día 0 fue seguida por una detección de estro una vez al día [detección visual de la eliminación de tiza de la cola y otros signos] e IA)

El equipo de investigación concluyó que, aunque retrasar el retiro del dispositivo CIDR 24 horas en un protocolo CIDR-Synch de cinco días suprimió la expresión temprana del estro antes de la IAT, retrasar la eliminación del CIDR 24 horas tendía a disminuir la preñez por inseminación artificial (P/IA) en novillas inseminadas con semen sexado.

Además, el sometimiento de las novillas a un protocolo CIDR-Synch de cinco días para la primera IA tendió a aumentar el P/IA y a disminuir el costo por preñez en comparación con las novillas EDAI. Fricke explicó que la disminución del costo por embarazo se debió a la disminución de los días de alimentación. Además, esta disminución del costo cubrió con creces el costo del protocolo CIDR-Synch de 5 días y resultó en una disminución general de $17 en el costo por preñez, en comparación con las novillas inseminadas al estro, después del tratamiento con prostaglandinas.

Momento de la IA: semen sexado versus semen convencional

¿El momento óptimo de IA es diferente para el semen sexado en comparación con el semen convencional? Parece que la respuesta es «sí».

Bombardelli et al. (2016) evaluaron el uso de semen sexado en vacas lactantes con un sistema de monitoreo de actividad en vacas Jersey a IAT en función del aumento de actividad. En general, la P/IA usando semen sexado fue mayor para las vacas Jersey inseminadas entre 23 y 41 horas después del inicio de la actividad, lo cual es más tarde que el momento óptimo para el semen convencional de cuatro a 12 horas (sistema radiotelemétrico) después del inicio de la actividad de pie. (Dransfield et al., 1998) u ocho a 16 horas (sistema de monitoreo de actividad) después del inicio de la actividad (Stevenson et al., 2014).

«La inseminación posterior de vacas de alta producción utilizando semen sexado puede ser óptima para las vacas inseminadas en celo», dijo Fricke. Esto se debe a que la ovulación ocurre más tarde en relación con el inicio del estro en vacas de alta producción a medida que aumenta la producción de leche cerca del momento del estro.

Programa de fertilidad: sincronización óptima de la IA con semen sexado

¿Cuál es el momento óptimo de la IA utilizando semen sexado cuando el intervalo entre el momento de la IA y la ovulación se controla mediante un programa de fertilidad en el primer servicio? Para abordar esta cuestión, Lauber et al. (2020) sometieron a vacas primíparas a un protocolo Doble-Ovsynch para el primer servicio que incluía un segundo tratamiento con PGF2α 24 horas después del primero en la parte del protocolo de reproducción-Ovsynch como lo describen Brusveen et al. (2009).

El último tratamiento con GnRH (G2) varió entre tratamientos y IAT. Para variar el intervalo entre G2 y TAI, las vacas fueron asignadas al azar a dos tratamientos para recibir G2 16 (G2-16) o 24 (G2-24) horas antes de TAI, que se fijó en 48 horas después del segundo tratamiento con PGF2α del programa de reproducción. -Porción Ovsynch del protocolo Double-Ovsynch.

El equipo de investigación encontró que las vacas G2-24 tenían menos P/AI que las vacas G2-16 a los 34 ± 3 días (44% vs. 50%) y 80 ± 17 días (41% vs. 48%) después de la IAT. La pérdida de preñeces y la proporción de sexos fetales no difirieron entre los tratamientos. La inducción de la ovulación más temprana en relación con el IAT después de un protocolo Doble-Ovsynch disminuyó la P/AI en vacas Holstein primíparas, mientras que la pérdida de preñez y la proporción de fetos femeninos no difirieron entre los tratamientos.

Estrategia de inseminación de primer servicio

En un estudio de campo, Lauber et al. (2022) incluyeron 742 vacas Jersey en lactancia, que fueron asignadas al azar según el número de etiqueta auricular y dentro del paridad para su presentación, ya sea al primer servicio después de un protocolo Double-Ovsynch (DO) o a un protocolo para la sincronización del estro con detección del estro dos veces al día (EDAI) utilizando semen Jersey sexado.

¿Los resultados? La media de días desde PGF2α (día 24) hasta IA fue mayor para las vacas EDAI que para las DO, mientras que la proporción de vacas inseminadas fue mayor para las vacas DO que para las EDAI (100% vs. 75%). “Así, el 75% de las vacas en el tratamiento EDAI fueron detectadas en estro e inseminadas, mientras que el 25% de las vacas no fueron detectadas en estro y fueron sometidas a IAT después de un protocolo Ovsynch para el primer servicio”, informó Fricke.

En pocas palabras: este estudio encontró que las vacas Jersey lactantes sometidas a un protocolo DO para IAT en el primer servicio tenían más P/AI para semen sexado y de carne que las vacas inseminadas después de la sincronización del estro.

 

Leer más

Casos Clínicos

Mastitis de Verano

Publicado

en

COMPARTIR

Leer más

Casos Clínicos

Endocarditis bacteriana y Poliartritis secundaria

Publicado

en

COMPARTIR

Leer más

Trending