Artículos

Impacto Económico, Control y Tratamiento de Hemoparásitos

Publicado

en

(1.180 lecturas vistas)

COMPARTIR

Las enfermedades causadas por hemoparásitos, Anaplasmosis y Babesiosis, llamadas también “Fiebres de garrapata” son causadas por el Anaplasma marginale, Babesia bovis y Babesia bigémina. 

La Babesiosis es transmitida por garrapatas, mientras que la Anaplasmosis es transmitida por garrapatas, mosca de los establos, mosca de los cuernos, tábanos, mosquitos. Mientras que esta última puede transmitirse por agujas contaminadas y también de forma transplacentaria.

La posición geográfica de Colombia en conjunto con su topografía, ofrece un medio ambiente ideal para el desarrollo y propagación de dichos vectores. Además, el calentamiento global ha favorecido la presencia de los mismos en regiones donde no se encontraban anteriormente como la Sabana de Cundinamarca y Boyacá, lo cual ha permitido brotes con mortalidad en las zonas que se consideraban libres de hemoparásitos y que crea un estado de alerta para las ganaderías ubicadas en estas áreas del país.

Se muestran cifras promedio obtenidas de los estudios realizados por diferentes autores, datos que pueden ir en aumento, ya que los cambios climáticos han favorecido el desarrollo y propagación de los vectores.

Impacto económico

El Anaplasma y las Babesias se ubican dentro de los glóbulos rojos y el Tripanosoma vivax se localiza fuera de los mismos. Las tres enfermedades producen intensa anemia y un gran impacto económico por:

• Pérdidas por disminución de la productividad en carne y leche

• Pérdidas ocasionadas por abortos

• Pérdidas por alta mortalidad

Epidemiología

Los vectores que transmiten los hemoparásitos están distribuidos en el 90% de las regiones del país. Esto, sumado al calentamiento global y factores climáticos atípicos como el fenómeno de El Niño, hace que aumenten sus poblaciones, lo cual trae como consecuencia una mayor presencia de las enfermedades hemoparasitarias, causando altas pérdidas económicas y mortalidad.

El estrés calórico, agregado a las deficiencias nutricionales por la escasez de forraje, producen reducción de las defensas orgánicas, lo cual induce a brotes y desarrollo de la enfermedad clínica.

De igual manera sucede en los estados de gestación y el parto, los cuales producen altas exigencias a la condición del animal, deprimiendo su estado inmunológico y provocando la presencia de las enfermedades, especialmente en novillas de vientre y vacas recién paridas.

La raza de los bovinos es considerada un factor importante en la epidemiología de los hemoparásitos. En general, es más frecuente encontrar casos clínicos en bovinos Bos taurus o sus cruces, que en animales Bos indicus. Lo anterior, tiene relación con la mayor resistencia de los ganados cebuínos a las infestaciones por garrapatas y otros artrópodos. Por la misma razón, son más comunes las fiebres de garrapatas en explotaciones de leche y doble propósito que en las de carne.

Control

El mejor método para controlar las fiebres de garrapata es el control racional de los vectores, permitiendo que las garrapatas y las moscas inoculen Anaplasmas y Babesias a los animales en forma permanente y moderada para que vayan generando inmunidad, así se evitan los brotes y la mortalidad y en caso de presentarse la enfermedad, los animales responden favorablemente a los tratamientos y se evita la mortalidad.

Esta situación se conoce como estabilidad enzoótica y aunque los modelos de transmisión para Anaplasmosis son diferentes a los de la Babesiosis, en la práctica también aplica para la primera.

Tratamientos complementarios

Además del Imizol o Berenil, es necesario aplicar medicamentos que favorezcan la recuperación del animal. Asimismo, el Médico Veterinario decide la justificación de hacer transfusión.

• Antihistamínicos
• AINES: Finadyne
• Protectores Hepáticos: Bykahepar
• Vitaminas del complejo B: Regenerar el metabolismo energético •
Administración inicial de purgantes: Evitar la compactación del librillo

Transfusión

• 1 litro por cada 45 Kg de peso

• Un animal de 400 Kg: 8.5 litros

• Un donante de 400 Kg tiene al menos 32 litros de sangre. (8% de su peso corporal) (4 a 5 litros de sangre no alteran su hemodinamia).

Leer más
Click para comentar

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Casos Clínicos

Artresia Coli en Bovinos

Publicado

en

COMPARTIR

Leer más

Artículos

Optimizando el uso del semen sexado

Publicado

en

COMPARTIR

El semen bovino se debe descongelar a 35°C durante 45 segundos. Si esta temperatura no es exacta, una descongelación inadecuada puede afectar la calidad y viabilidad del semen.


Por: JODEE SATTLER (Estados Unidos)

Durante la segunda mitad del siglo XX (aproximadamente de 1955 a 2005), el rendimiento reproductivo del ganado lechero disminuyó considerablemente. Una variedad de factores –desde una mayor producción de leche, hasta una mayor endogamia y una nutrición inferior a la óptima– pueden haber contribuido a este retroceso.

Fisiólogos reproductivos, genetistas y otros expertos colaboradores de la industria láctea, algunos de ellos fueron convocados por el Consejo de Reproducción del Ganado Lechero de los Estados Unidos (DCRC, por sus siglas en inglés) para revertir esta tendencia negativa de la reproducción.

Durante la Reunión Anual del DCRC de 2022, el Dr. Paul Fricke, profesor de reproducción de ganado lechero de la Universidad de Wisconsin y especialista en Extensión, describió la “reversión”, es decir este gran cambio que comenzó en 2002, como una «revolución en la reproducción».

«El espectacular aumento de la reproducción se ha producido durante la última década (más o menos)», decía Fricke.

Si bien la mejora de la genética, la nutrición y los protocolos de manejo ayudaron a mejorar la reproducción del ganado lechero, la adopción de programas de fertilidad, como la inseminación artificial programada (IAT) y la resincronización de la ovulación (resincronización) después de un diagnóstico de falta de preñez, jugó un papel importante en el aumento del rendimiento reproductivo. Además, combinar los programas de fertilidad con nuevas tecnologías para la detección del estro, basadas en sistemas de seguimiento de la actividad, ayudó eficazmente a lograr mejores tasas de preñez.

Estrategias que conducen al progreso reproductivo

Durante esta revolución, el rendimiento y la economía del semen sexado mejoraron. Sin embargo, el rendimiento del semen sexado todavía está por detrás del rendimiento del semen convencional. El uso de semen sexado aumenta el progreso genético en los rebaños lecheros a través de una mayor intensidad de selección de madres (Khalajzadeh et al., 2012).

Otras estrategias incluyen pruebas genómicas o de pedigrí para identificar novillas y vacas genéticamente superiores, el uso de semen sexado para inseminar novillas lecheras genéticamente superiores y vacas lactantes equilibradas para las necesidades de reemplazo (Weigel et al., 2012) y el uso de semen de bovino de carne para inseminar novillas con méritos genéticos bajos y vacas para producir terneros cruzados con mayor valor en el mercado de la carne (Ettema et al., 2017).

«Esto ha llevado a una tendencia en rápida evolución a utilizar semen Holstein sexado, semen Holstein convencional y semen de bovino de carne convencional para inseminar hembras Holstein en los Estados Unidos», decía Fricke.

Mejorar la fertilidad con semen sexado

Dado el importante papel del semen sexado para ayudar a los productores lecheros a “dimensionar correctamente” sus hatos y capitalizar la mejor genética del rebaño, Fricke centró su presentación en estrategias de manejo para mejorar la fertilidad del semen sexado en novillas no lactantes y vacas lecheras lactantes.

Fricke explicó que las novillas no responden favorablemente a los protocolos de sincronización basados ​​únicamente en GnRH y PGF2α, como Ovsynch. La “clave” es incluir un inserto de progesterona intravaginal controlado (CIDR) durante el protocolo. Esta práctica evita que las novillas muestren estro hasta que se retira el inserto CIDR, lo que aumenta la sincronía con el protocolo.

La DCRC recomienda el protocolo CIDR-Synch de 5 días (https://www.dcrcouncil.org/protocols) para novillas lecheras. Fricke observó que del 27% al 33% de las novillas presentan estro >24 horas antes de la IAT programada con el protocolo CIDR-Synch de 5 días. «Esto hace que la detección del estro durante el protocolo CIDR-Synch de 5 días sea un requisito para lograr tasas de concepción aceptables», comentó.

Lauber et al. (2021) condujeron una prueba de campo para comparar programas de manejo reproductivo para el envío de novillas Holstein a su primera inseminación con semen sexado. Los investigadores evaluaron:

  • CIDR5 (sincronización CIDR de 5 días)
  • CIDR6 (sincronización CIDR de 6 días)
  • EDAI (la PGF2α en el día 0 fue seguida por una detección de estro una vez al día [detección visual de la eliminación de tiza de la cola y otros signos] e IA)

El equipo de investigación concluyó que, aunque retrasar el retiro del dispositivo CIDR 24 horas en un protocolo CIDR-Synch de cinco días suprimió la expresión temprana del estro antes de la IAT, retrasar la eliminación del CIDR 24 horas tendía a disminuir la preñez por inseminación artificial (P/IA) en novillas inseminadas con semen sexado.

Además, el sometimiento de las novillas a un protocolo CIDR-Synch de cinco días para la primera IA tendió a aumentar el P/IA y a disminuir el costo por preñez en comparación con las novillas EDAI. Fricke explicó que la disminución del costo por embarazo se debió a la disminución de los días de alimentación. Además, esta disminución del costo cubrió con creces el costo del protocolo CIDR-Synch de 5 días y resultó en una disminución general de $17 en el costo por preñez, en comparación con las novillas inseminadas al estro, después del tratamiento con prostaglandinas.

Momento de la IA: semen sexado versus semen convencional

¿El momento óptimo de IA es diferente para el semen sexado en comparación con el semen convencional? Parece que la respuesta es «sí».

Bombardelli et al. (2016) evaluaron el uso de semen sexado en vacas lactantes con un sistema de monitoreo de actividad en vacas Jersey a IAT en función del aumento de actividad. En general, la P/IA usando semen sexado fue mayor para las vacas Jersey inseminadas entre 23 y 41 horas después del inicio de la actividad, lo cual es más tarde que el momento óptimo para el semen convencional de cuatro a 12 horas (sistema radiotelemétrico) después del inicio de la actividad de pie. (Dransfield et al., 1998) u ocho a 16 horas (sistema de monitoreo de actividad) después del inicio de la actividad (Stevenson et al., 2014).

«La inseminación posterior de vacas de alta producción utilizando semen sexado puede ser óptima para las vacas inseminadas en celo», dijo Fricke. Esto se debe a que la ovulación ocurre más tarde en relación con el inicio del estro en vacas de alta producción a medida que aumenta la producción de leche cerca del momento del estro.

Programa de fertilidad: sincronización óptima de la IA con semen sexado

¿Cuál es el momento óptimo de la IA utilizando semen sexado cuando el intervalo entre el momento de la IA y la ovulación se controla mediante un programa de fertilidad en el primer servicio? Para abordar esta cuestión, Lauber et al. (2020) sometieron a vacas primíparas a un protocolo Doble-Ovsynch para el primer servicio que incluía un segundo tratamiento con PGF2α 24 horas después del primero en la parte del protocolo de reproducción-Ovsynch como lo describen Brusveen et al. (2009).

El último tratamiento con GnRH (G2) varió entre tratamientos y IAT. Para variar el intervalo entre G2 y TAI, las vacas fueron asignadas al azar a dos tratamientos para recibir G2 16 (G2-16) o 24 (G2-24) horas antes de TAI, que se fijó en 48 horas después del segundo tratamiento con PGF2α del programa de reproducción. -Porción Ovsynch del protocolo Double-Ovsynch.

El equipo de investigación encontró que las vacas G2-24 tenían menos P/AI que las vacas G2-16 a los 34 ± 3 días (44% vs. 50%) y 80 ± 17 días (41% vs. 48%) después de la IAT. La pérdida de preñeces y la proporción de sexos fetales no difirieron entre los tratamientos. La inducción de la ovulación más temprana en relación con el IAT después de un protocolo Doble-Ovsynch disminuyó la P/AI en vacas Holstein primíparas, mientras que la pérdida de preñez y la proporción de fetos femeninos no difirieron entre los tratamientos.

Estrategia de inseminación de primer servicio

En un estudio de campo, Lauber et al. (2022) incluyeron 742 vacas Jersey en lactancia, que fueron asignadas al azar según el número de etiqueta auricular y dentro del paridad para su presentación, ya sea al primer servicio después de un protocolo Double-Ovsynch (DO) o a un protocolo para la sincronización del estro con detección del estro dos veces al día (EDAI) utilizando semen Jersey sexado.

¿Los resultados? La media de días desde PGF2α (día 24) hasta IA fue mayor para las vacas EDAI que para las DO, mientras que la proporción de vacas inseminadas fue mayor para las vacas DO que para las EDAI (100% vs. 75%). “Así, el 75% de las vacas en el tratamiento EDAI fueron detectadas en estro e inseminadas, mientras que el 25% de las vacas no fueron detectadas en estro y fueron sometidas a IAT después de un protocolo Ovsynch para el primer servicio”, informó Fricke.

En pocas palabras: este estudio encontró que las vacas Jersey lactantes sometidas a un protocolo DO para IAT en el primer servicio tenían más P/AI para semen sexado y de carne que las vacas inseminadas después de la sincronización del estro.

 

Leer más

Casos Clínicos

Mastitis de Verano

Publicado

en

COMPARTIR

Leer más

Trending