Noticias Internacionales

¿Como una Región se Prepara para Convertirse en Productora de Leche?

Publicado

en

(1.726 lecturas vistas)

COMPARTIR

como_puede_mi_region_producir_leche

Para que una región se prepare para ser productora de leche, debe partir de una serio diagnóstico productivo. Este es el caso del departamento del Valle del Cauca en Colombia, que de acuerdo a un estudio requerirá por lo menos dos millones de litros diarios para surtir la demanda en las próximas dos décadas. Cubrir esa necesidad y hacer frente a los cambios del mercado, exige mejorar la calidad genética de los animales, la productividad de la leche por hato y la calidad de alimento por vaca.

Aunque en Colombia el sector lácteo representa cerca del 0.9 % del pib nacional, y cuenta con cerca de 580.000 empleos en la producción de leche y 17.750 en el procesamiento de productos lácteos, su potencial no se encuentra del todo consolidado.

Acuerdos como los tratados de libre comercio han cambiado de forma radical el escenario económico de la producción láctea en Colombia. Según datos de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán), a septiembre de 2015 las importaciones de leche fueron las más altas registradas hasta el momento con 26.000 toneladas.

Debido a este escenario, el Valle del Cauca se ha convertido en importador de alimentos, entre ellos leche. Aun así, requerirá unos dos millones de litros diarios para surtir la demanda en las próximas dos décadas; actualmente produce unos 300.000 litros.

Sin embargo, para mejorar la competitividad del sector es importante optimizar la infraestructura de vías secundarias y terciarias, especialmente en la zona de ladera, cerca de 1.2 millones de hectáreas (cuatro veces la zona plana), y tiene un retraso de por lo menos 50 años en desarrollo.

“Esto hace que los productores lleguen con sobrecostos del 15 % y el 20 % al mercado local y nacional, lo que afecta la rentabilidad y calidad higiénica de los productos”, afirma Fernando Morales Vallecilla, docente de la Universidad Nacional de Colombia (UN) Sede Palmira.

Pese a ello, una investigación adelantada por el zootecnista en 52 fincas de lechería especializada en el Valle del Cauca, señala que varios productores han logrado ofrecer su leche en el mercado con precios entre 0,27 y 0,3 dólares (es decir, entre 800 y 900 pesos en promedio por litro), lo cual los hace competitivos, ya que el precio de la leche importada sería de 1.100 y 1.150 pesos.

El académico dice que para consolidar el potencial lechero de la región, “el sistema financiero debe disminuir costos en servicios y ampliar plazos acordes a los proyectos para permitir la renovación tecnológica. El gobierno, a su vez, debe mejorar los servicios públicos (en especial la energía), y apoyar el desarrollo de distritos y sistemas de riego”. Además, es imperativo establecer estrategias que permitan incrementar el consumo per cápita de carne y leche en el país; de manera que los productos de calidad a precios competitivos lleguen a todos los estratos de la población.

Precisamente, a pesar de que la FAO recomienda consumir 180 litros de lácteos por persona al año, en Colombia se beben en promedio 141 litros por individuo.

Sistemas en Reestructuración

Para el desarrollo de su investigación doctoral, el docente identificó cuatro sistemas de producción de leche en la región: el Pastoril de Baja Suplementación (SPBs); Pastoril Intensivo o Silvopastoril con suplementación media, es decir, con presencia de árboles y arbustos; el Mixto Pastoril con suplementación forrajera y Ración Parcial, caracterizado por rotación de potreros y uso de alimentos suplementarios; y el Sistema Pastoril de Ganadería Industrial (SP+GI), que se diferencia de los otros por el tipo de gerenciamiento (basado en costos, presupuestos e indicadores).

En todos ellos, una mayor escala productiva (más litros de leche por día) permite diluir costos fijos como mano de obra, impuestos prediales y mantenimiento de los predios.

Las fincas estudiadas tenían un promedio 41,3 hectáreas (has) productivas, 65 vacas en ordeño y una carga animal (animales adultos por hectárea) de 3,2 con ganados taurinos de las razas Holstein, Jersey, Pardo Suizo y Lucerna, principalmente. También, se observó un crecimiento en los cruces con las razas Gyr y Brahman, puesto que los productores buscan aumentar resistencia a condiciones como el calor o fiebres causadas por parásitos, como las garrapatas.

Así, la producción por vaca en los sistemas especializados de ordeño, sin ternero, produjo entre 10 y 14 litros al día. Cuando eran sistemas pastoriles de baja suplementación o de doble propósito (leche con cría del ternero para carne), estos no superaban los cinco litros de leche por vaca, un aspecto que se atribuye más a la calidad de pasturas, deficiente manejo nutricional e incluso falta de programas de mejoramiento genético.

Según el profesor, los sistemas pastoriles regionales poseen pasturas con altas fibras, que limitan el consumo voluntario de los animales (de 8 a 10 kg de materia seca por vaca día); por ello la eficiencia productiva (kilogramos de leche producidos sobre kilogramos de materia seca consumida) no supera valores de 0,9 a 1,1 kg.

No obstante, los sistemas del Valle del Cauca son productivos en carga animal, si se tiene en cuenta que en el trópico alto (Antioquia o la Sabana de Bogotá, por ejemplo) la eficiencia productiva es de 1,2 kg y en modelos de alimentación (como la Ración Total Mezclada) aplicados en Estados Unidos, Argentina, México y Brasil oscila entre 1,3 y 1,4 kg.

En cuanto al tema genético, el país no cuenta con un programa nacional de mejoramiento que provea semen o embriones adecuados a cada sistema de producción y el costo de producción en la actualidad, pues depende de los comercializadores extranjeros del semen.

Competitividad, El Reto

Por otra parte, los cálculos del Costo de los Recursos Domésticos (CRD) y el Costo de Beneficio Social (CBS), para los sistemas en condiciones normales de precio social de la leche y costo de los recursos transables y no transables, mostraron índices menores a 1.

Esto indica que los sistemas lecheros de la región son competitivos; pero el indicador debe fortalecerse, pues está muy cercano a 1, debido al uso de recursos importados (maíz y soya), por ello es vulnerable a cambios en el precio internacional o a la tasa de cambio.

Ciertamente, los sistemas de producción de leche son competitivos con precios internacionales de más de 2.500 dólares y tasas de cambio superiores a los 2.500 dólares por tonelada. “Con estos valores se consigue paridad entre el precio social de la leche (precio internacional reconvertido en Cali) y los costos de producción. Además, se podría considerar la lechería como un negocio no solo rentable, sino sustentable y socialmente rentable”, destaca el experto.

Esto beneficiaría la producción local, si se desarrollan mecanismos para mejorar los sistemas agrícolas, fuentes de insumos como el maíz y la soya (los cuales dependen en gran parte del mercado externo) o fuentes alternativas de recursos que reemplacen parcialmente los productos importados.

De esta manera, se desarrollarían nuevas zonas de producción y ahorrarían divisas para la región, lo cual estará revertido en beneficios sociales para unos 8.000 pequeños productores lecheros vallecaucanos.

Leer más
Click para comentar

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias Internacionales

Lechería inteligente: aplicar tecnologías para transformar el negocio lechero

Publicado

en

COMPARTIR

La automatización y la robótica, junto con las tecnologías de la comunicación y de la información, son herramientas que ganan terreno e impulsan la transformación de los sistemas productivos. Con información estratégica, los productores de leche en Argentina pueden tomar decisiones precisas y mejorar los factores económicos y ambientales. 

En la Argentina hay más de 300 robots instalados en los sistemas productivos de leche y más del 20 % del rodeo nacional cuenta con algún tipo de tecnología incorporada. “La automatización, los sensores y la robótica son herramientas cada vez más adoptadas por los tamberos y que ganan terreno en la lechería, a pesar del contexto macro”, aseguró Miguel Taverna, coordinador nacional de lechería del Instituto Nacional de Tecnologías Agropecuaria (INTA).

De acuerdo con el especialista, “aplicar la inteligencia artificial a la lechería permite contar con información estratégica para la toma de decisiones correctas con un mínimo margen de error. Así, es posible gestionar de un modo mucho más preciso el sistema de producción y eficiente de los recursos, lo que mejora los factores económicos y ambientales del tambo”.

Un tambo inteligente requiere del uso de sensores que permiten monitorear prácticamente todos los aspectos que involucra el sistema productivo: desde el comportamiento del animal, la ingesta, su salud y hasta aspectos hormonales. Además, es necesario incorporar las tecnologías de la comunicación y de la información, así como la automatización y la robótica que permiten transformar los sistemas.

Para Taverna, “producir de manera inteligente nos permite ser eficientes en el uso de los recursos, al tiempo que las tecnologías nos permitirán trazar, mostrar y generar información objetiva sobre las condiciones en las que estamos produciendo leche en la Argentina”. Y en este punto, no dudó en asegurar que “esta información permite dar respuestas a las demandas de los consumidores y mercados internacionales que quieren saber con cierta precisión las condiciones en las que producimos los alimentos”.

“Si somos inteligentes y comunicamos los datos, podremos lograr un reposicionamiento del sector frente a la sociedad como una actividad productiva no contaminante, alineada a las demandas internacionales ambientales de emisiones y del uso de los recursos escasos como el agua, entre otras buenas prácticas”, subrayó Taverna.

Con inteligencia, se multiplican los beneficios

Entre las ventajas de la incorporación de estas tecnologías a los tambos, Taverna destacó que “son tecnologías que pueden ser adoptadas independientemente de la escala del tambo” y, si bien es cierto que los tambos de mayor escala tienen mayores posibilidades, también son accesibles a producciones familiares. Además -señaló el especialista del INTA- “se pueden incorporar de manera progresiva”.

A su vez, “puntualmente la robótica y la automatización permiten mejorar la calidad de vida de los trabajadores, al simplificar las tareas del tambo, lo que, además, impulsa el arraigo territorial de las familias tamberas y las nuevas generaciones de productores”, subrayó Taverna.

Un curso virtual en ocho módulos

Con la colaboración de 20 empresas privadas, el INTA organizó el Curso de Tecnologías Inteligentes que comenzará el 26 de abril de 2024. Diseñado en un formato accesible y virtual, el curso cuenta con ocho módulos. Las temáticas que se abordarán van desde la identificación electrónica de los animales hasta la gestión estratégica de la información para la toma de decisiones.

El curso, que en este caso está dirigido a profesionales, propone ocho módulos impartidos en siete clases virtuales de tres horas cada una, los viernes por la mañana. Habrá un módulo adicional de visita a tambos inteligentes, organizado según la procedencia de los participantes.

Contará con más de 30 disertantes de empresas líderes, académicos nacionales e internacionales, y productores que compartirán su valiosa experiencia. Además, está previsto un intercambio entre participantes y acceso a una plataforma con materiales utilizados en las clases. Posibilidad de obtener un certificado al completar el curso.

Se trata de una oportunidad para adquirir conocimientos científicos y empresariales de vanguardia, y conectarte con una red de profesionales apasionados por el futuro de la lechería.

 

 

Leer más

Noticias Internacionales

¿Cómo son los signos clínicos de la influenza aviar en los bovinos?

Publicado

en

COMPARTIR

De acuerdo con la información proporcionada por el USDA el riesgo de transmisión de la influenza aviar a los seres humanos sigue siendo bajo. La Food and Drug Administration (FDA, EEUU) menciona que la leche de vaca y los productos lácteos que han sido pasteurizados son seguros para el consumo. Por otra parte, la información disponible indica que en la infección en las vacas no es sistémica, dado que sólo está afectando el tejido mamario, por lo que el consumo de carne bovina es seguro.

Las vacas se recuperan de la enfermedad y sólo requieren cuidados paliativos. La hipótesis más probable de trasmisión es por aves silvestres migratorias.

El Servicio de Inspección Zoosanitaria y Fitosanitaria del USDA (APHIS) viene ofreciendo permanentemente información sobre la situación en Estados Unidos.

Recomendaciones para los dueños/as de ganado bovino

  • Es importante proteger sus animales y a las personas que tienen contacto directo con ellos, reforzando las medidas de bioseguridad:
  • Aumentar las prácticas de bioseguridad en el predio para prevenir y controlar la propagación de enfermedades, como el cambio de botas, prestando especial atención a la salud mamaria y a las buenas prácticas de ordeño, como la desinfección del equipo y el ordeño del ganado enfermo por separado o en último lugar antes de la limpieza de la sala de ordeño.
  • Separar, a los animales enfermos o sospechosos de estarlo, del resto del rebaño hasta su recuperación.
  • Aislar el ganado recién incorporado a la explotación.
  • Evitar alojar varias especies de animales juntas.
  • Limitar el acceso de los animales productivos no destinados a la producción y aplicar medidas para excluir a los animales domésticos (por ejemplo, gatos) y a la fauna salvaje.
  • Vigilar el ganado para detectar signos clínicos, incluida una disminución repentina de la producción de leche o que esta se vea espesa y descolorida, disminución del apetito, letargo, fiebre y/o deshidratación.
  • Reducir al mínimo el contacto de las vacas con aves silvestres en el predio, cuando sea posible.
  • Minimizar el movimiento de animales. No mueva animales enfermos.

Signos clínicos en bovinos de leche

El USDA ha informado que los signos clínicos detectados en las vacas afectadas por influenza aviar incluyen principalmente:

  • Brusca disminución de la producción de leche.
  • Leche de consistencia más espesa.
  • Baja de apetito y de consumo de agua.
  • Fiebre.
  • Letargia.
  • Se recomienda usar correctamente los Elementos de Protección Personal (EPP) establecidos para el trabajo en lecherías

Estados que han reportados casos en ganado domestico (Estados Unidos)

Descarga el listado de Estados – Click Aquí

Leer más

Noticias Internacionales

COSALFA, celebra su 50 ª edición próxima a erradicar la fiebre aftosa en el continente

Publicado

en

COMPARTIR

Leer más

Trending