Artículos

Cómo evitar las muertes por diarrea neonatal en terneras de Guachera y las pérdidas económicas asociadas

Publicado

en

(334 lecturas vistas)

COMPARTIR

Autores: Vet. MSc. phD. Darío Caffarena, Vet Federico Giannittil, MV MSc. PhD. Caroline Silveira, MV MSc. PhD. Gustavo Gastall, Lic. Bioq. MSc. PhD. Martín Fraga, DMV Msc. PhD. Alejo Menchaca.

Plataforma de Investigación en Salud Animal, INIA.

UA Salud de los Rumiantes, FVet, Udelar.

La mortalidad en la crianza es un indicador de salud y bienestar animal. Las terneras suelen ser una categoría relegada, ya que no aportan una producción inmediata. Sin embargo, su muerte se traduce en la pérdida de la producción futura y los ingresos asociados, lo que en economía se denomina «lucro cesante’. Desde la Plataforma de investigación en Salud Animal de INIA, junto con expertos en sistemas lecheros y economía, desarrollamos un modelo bio económico que simula la vida útil de una hembra lechera bajos las condiciones promedio de Uruguay, con el objetivo de dimensionar las pérdidas económicas debidas a mortalidad de terneras para el sector primario.

Dimensión del problema

Estimamos que el costo total de criar una hembra desde el nacimiento hasta los 75 días de vida (edad promedio al desleche en tambos del país) fue USS 130 y desde el nacimiento hasta el primer parto (33 meses de vida) fue de USS 590, respectivamente. Los costos de alimentación y mano de obra fueron los principales contribuyentes al costo total. La edad al repago de una hembra lechera fue de 53 meses de vida, representando el cuarto mes de su segunda lactancia. El lucro cesante para el sector primario de una ternera que muere en la etapa de crianza fue en promedio de USS 2.679. Considerando este monto y la mortalidad de terneras reportada en Uruguay (15,2 % anual), estimamos una pérdida anual de USS 9.412.694 para el sector primario. Esto equivale a 21 .889.986 L de leche que no se remitieron a industria o quesería artesanal, con el consiguiente impacto adicional para el sector.

 ¿Cómo disminuir las pérdidas?

La diarrea neonatal es la principal causa de muerte de terneras de guachera. Por lo tanto, para disminuir estas pérdidas, es necesario controlar la diarrea. Este síndrome es debido a múltiples factores, incluyendo factores del huésped (inmunidad, condición corporal), del ambiente (alimentación, clima, hacinamiento, estrés, confort, higiene) y de los patógenos involucrados (dosis infectiva, virulencia). Entre los patógenos se encuentran virus, bacterias y parásitos. La muerte de los terneros afectados se debe a la deshidratación (pérdida de agua y electrolitos) y acidosis metabólica (disminución del pH sanguíneo), principalmente en animales que no son tratados a tiempo.

El grado de deshidratación de los terneros se dimensiona según él % de agua perdida en función del peso vivo (PV). Los animales con deshidratación moderada (6 a 8% de PV) manifiestan disminución de consumo de leche, depresión moderada (mayor lentitud en responder), ojos hundidos, reflejo de succión modernamente reducido y una duración del pliegue cutáneo de 3 a 5 segundos, evaluando mediante pellizcos de la piel del cuello p parrilla costal. Los terneros con este grado de deshidratación deben de ser tratados con sales de rehidratación oral (SRO), evitando que lleguen a una deshidratación severa ( > 8 % de deshidratación) que requiera del uso de una terapia intravenosa para compensar al animal, con menores probabilidades de éxito cuanto mayor sea el grado de deshidratación. Debe considerarse que una ternera con diarrea acuosa severa puede perder 13-21% del PV de agua diariamente. Esto equivale, en un animal de 40 kilos, a una pérdida de 0,35 L de agua/hora con el consecuente pasaje de una deshidratación moderada a una severa en solo 1,5-3 h (Tabla 1).

Tabla 1: Parámetros que estimar el grado de deshidratación y tratamiento en terneros diarreicos

La administración de SRO es prioritaria en los casos en los cuales el reflejo de succión está aún presente, tanto por la practicidad de suministrarlas (vía oral) como por los volúmenes que podemos administrar. Además, la presencia del reflejo de succión indica que todavía la deshidratación es moderada por lo que el pronóstico es mejor.

Hay distintas SRO  disponibles en el mercado, consulte con su veterinario para la elección de la misma.

Las SRO deben disolverse en agua y su administración debe realizarse en una toma cuando se deban reponer volúmenes de hasta 2 L/día, o en dos tomas cuando la cantidad de líquido a reponer sea >2 L/día. Lo ideal es alternar la administración de SRO con el suministro de la leche/sustituto lácteo (SL).  Por ejemplo, si se da leche/SL a primera hora de la mañana y a La tarde, administrar las SRO sobre el mediodía si fuese en una toma y al mediodía y a la tardecita si fuera en 2 tomas. se puede utilizar balde, mamadera o sonda buco esofágica. Una premisa importante es que el animal debe tomar el total de lo que se le ofrece. Cuando existan sobrantes tras administrar SRO con balde o mamadera, estos deben administrarse mediante sonda buco esofágica. Aunque algunas SRO vienen formuladas para suministrar en la leche, esta práctica no es recomendada porque la cantidad de agua que tiene la leche no es suficiente para compensar la deshidratación.

Conclusiones:

  • La muerte de terneras durante la crianza tiene un impacto económico importante para los productores.
  • La diarrea es la principal causa de muerte en terneros de Guachera.
  • La rehidratación precoz con SRO es la clave para la sobrevivencia de terneros diarreicos.

Leer más
Click para comentar

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos

Competencia Desleal o Ineficiencia

Publicado

en

COMPARTIR

Leer más

Casos Clínicos

Caso Clínico: Paratuberculosis Bovina (Enfermedad de Johne)

Publicado

en

COMPARTIR

Leer más

Casos Clínicos

Atresia Coli en Bovinos

Publicado

en

COMPARTIR

Leer más

Trending