Noticias Nacionales

Cadena Productiva de la Dirección de Agricultura en la Meseta Andina de Piura

Publicado

en

(3.101 vistas)

A más de 3 mil metros sobre el nivel del mar, en el distrito de Frías (provincia de Ayabaca), ubicado a 101 kilómetros de Piura, 150 miembros de la Asociación de Productores de Ovinos de la Meseta Andina de la Región Piura (Aprovima), constituyen un claro ejemplo de asociatividad. Con el apoyo del Gobierno Regional Piura, a través de la Dirección Regional de Agricultura Piura, han logrado realizar la venta de ganado ovino mejorando sustancialmente sus ingresos y la calidad de su producto.

Han aprendido a alimentar a sus animales, cuidarlos de las enfermedades, identificar mercados y ahora se abocarán a mejorar el pie de cría y a lograr la tan ansiada auto sostenibilidad; para cumplir con la meta que por el momento han emprendido: vender 100 animales cada 15 días.

La meseta alto andina se ubica al noreste del distrito de Frías. En este hermoso lugar, específicamente en el caserío Las Pircas, se dio el punto de partida para la cadena de ovinos de carne, logrando así que los productores acorten el tiempo de cría antes de la venta, mejoren el precio de su producto y tengan un mercado seguro.

En esta cadena productiva participa la Dirección Regional de Agricultura de Piura y los aliados estratégicos fueron la Municipalidad Distrital de Frías y el Proyecto Catamayo Chira, que inicialmente apoyó con el alimento balanceado y un botiquín.

La intervención de la Dirección Regional de Agricultura Piura, dirigida por el ingeniero Ángel García Zavalú, se debe a que uno de los objetivos de la presente gestión es impulsar la articulación y el fortalecimiento de cadenas productivas especialmente en las zonas de extrema pobreza de nuestra Región, como es el caso de la meseta andina. “Existen muchos lugares donde la pobreza es extrema, zonas como Sapillica, Huarmaca, Cura Mori, La Arena, entre otros son de máxima sensibilidad en nuestra institución y de allí la importancia de nuestra presencia a través de las Agencias Agrarias, para un eficaz y eficiente trabajo articulado con los agricultores y ganaderos asociados”.

La Municipalidad Distrital de Frías hasta el día de hoy pone su granito de arena, ofreciendo el transporte para trasladar los animales desde la Meseta Andina hasta la ciudad de Chulucanas para su comercialización.

Al inicio de la intervención los productores tuvieron ciertos reparos, acostumbrados a un tipo de crianza, alimentación y forma de comercialización tradicional. En abril del año pasado la ingeniera Elvira Vegas Reto, promotora de la Dirección de Competitividad Agraria de la DRA Piura, dialogó con los productores de Aprovima quienes se animaron a poner como contrapartida 55 cabezas de ganado, encargarse del manejo de los animales y ofrecer las instalaciones para la crianza.

Atrás quedaron los tres años de espera para el engorde del cordero, que en todo este largo tiempo llegaba a pesar sólo 35 kilos. Una vez alcanzado este peso lo bajaban de la Meseta Andina hacia Frías y lo vendían a un acopiador entre 30 y 50 soles.

Plan Piloto:

Con el inicio del plan piloto en el mes abril de 2011 y que culminó en setiembre, comenzó la concientización sobre la mejor forma en la que debían criar a su ganado. Ya no podían estar más tiempo, libres en el campo y alimentarse de pastos naturales. Ahora debían estar encerrados para hacerles un manejo sanitario más controlado y evitar que se contagien de cualquier enfermedad al juntarse con otros animales.

Impidiendo que el ganado camine demasiado, se evita que bajen de peso con el desgaste de energías. Se les enseñó también a darles el alimento balanceado, dándose cuenta que obtenían buenos resultados al hacer el control de peso.

En esta primera intervención los animales de seis meses de nacidos fueron encerrados durante 60 días, tiempo en el que lograron alcanzar los 25 kilos. “Estos primeros animales salieron al mercado y la Comercializadora Mejía de Trujillo les pagó a ocho soles el kilo, distribuyendo la carne a supermercados y a los mercados de la localidad”, señaló la ingeniera Vegas.

Otra ventaja que experimentaron los productores fue la de recibir el dinero contra entrega, pues anteriormente les pagaban por partes e incluso muchas veces ni les terminaban de cancelar.

Segunda Venta 

La segunda venta realizada el 18 de noviembre prácticamente fue el doble de la primera. Fueron 100 animales los que se comercializaron en Chulucanas al mismo empresario, luego de un tiempo de engorde realizado entre los meses de setiembre y noviembre. “De esta manera se han generado empleos de manera directa e indirecta en una localidad donde hay mucha pobreza. Si bien es cierto no es una gran cantidad, representa una gran ayuda para ellos”.

Según informa la ingeniera Vegas el trabajo no fue fácil se les enseñó a preparar el alimento balanceado, a seleccionar los animales porque no todos van a la venta, a aretarlos para identificarlos, a ver la edad por los dientes, a evaluar su conformación corporal y a aplicar el paquete sanitario preventivo (desparasitaciones y vacunaciones).

Tampoco se dejaron de lado las clases para aprender a obtener los costos, identificar mercados y a trabajar de acuerdo a lo que el productor les pedía: animales jóvenes hasta el año, machos y de no menos de 25 kilos.

Mejoras 

La preocupación ahora es mejorar el pie de cría, es decir los reproductores, para lo cual se les debe dar mejor manejo a las hembras que están gestando. Así se logrará que el animal nazca con mejor peso y se conseguirán mejores resultados en un tiempo más corto.

Los objetivos se van cumpliendo. La demanda del actual comprador continúa y los productores van teniendo fondos para los alimentos y para seguir con la producción.

La meta es continuar con esta cadena productiva hasta que los ganaderos logren “caminar” solos, sin la ayuda de ninguno de los aliados estratégicos. La búsqueda de nuevos mercados, la mejora de su producto y la continua capacitación son por ahora sus principales preocupaciones.

La importancia de todo este trabajo, según señala el director de Agricultura, Ángel García, es la constitución de esta cadena productiva. Ahora el trabajo de la institución es el fortalecimiento mediante aprovechamientos de mecanismos de financiamiento como Agroideas, para la implementación local de un centro de procesamiento de alimento balanceado, a fin de conseguir en el menor tiempo el mejor peso de un animal, una carne sana y por consiguiente un buen precio. “Para ello los apoyaremos y trabajaremos los planes de negocio, así más adelante estaremos hablando de una cadena integral”, puntualizó.

Fuente: Agencias

 

Tendencias