Noticias Internacionales

La importancia de proteger a los trabajadores de campo del virus H5N1

Publicado

en

(120 lecturas vistas)

COMPARTIR

Si no se protege a estos trabajadores, el virus H5N1 podría convertirse en una amenaza mayor. Nuestra incapacidad para protegerlos amenaza su salud y da al virus la oportunidad de evolucionar hasta convertirse en una amenaza mayor para las personas, incluidas las que viven lejos de las granjas lecheras.

No proteger a estos trabajadores podría permitir que el virus H5N1 se convirtiera en una amenaza mayor.

Jennifer B. Nuzzo es profesora de epidemiología y directora del Centro de Pandemias de la Escuela de Salud Pública de la Universidad Brown. Lauren Sauer es profesora asociada del Centro Médico de la Universidad de Nebraska y directora de la Red de Investigación de Patógenos Especiales. Nahid Bhadelia es médico especialista en enfermedades infecciosas, profesora asociada y directora fundadora del Centro de Enfermedades Infecciosas Emergentes de la Universidad de Boston.

El descubrimiento de partículas del virus de la gripe aviar en la leche ha movido al gobierno federal a tomar medidas más agresivas para prevenir una mayor propagación del H5N1 en las granjas lecheras. El Departamento de Agricultura ha emitido, con razón, nuevas recomendaciones de pruebas destinadas a evitar que el virus se propague a través de las fronteras estatales. Pero estas pruebas adicionales harán poco para abordar la principal amenaza que el H5N1 supone para los humanos: la infección de los trabajadores agrícolas. Nuestra incapacidad para protegerlos pone en peligro su salud y da al virus la oportunidad de evolucionar y convertirse en una amenaza mayor para las personas, incluidas las que viven lejos de las granjas lecheras.

El descubrimiento de material vírico en la leche que se vende en las tiendas estadounidenses no es alarmante en sí mismo. La pasteurización, aunque no elimina los agentes patógenos, destruye su capacidad de infectar a las personas. Las pruebas de seguimiento lo han confirmado: Los investigadores no han sido capaces de aislar y cultivar el virus a partir de leche pasteurizada.

Pero el H5N1 plantea riesgos para los trabajadores lácteos, que pueden estar expuestos a vacas infectadas y a la leche antes de ser pasteurizada. Hasta ahora, sólo se sabe de un trabajador lácteo infectado en Estados Unidos y, afortunadamente, esta persona sólo experimentó una leve inflamación ocular. Pero hay informes de que otros trabajadores lácteos han enfermado al mismo tiempo que las vacas. La veterinaria Barb Peterson declaró a Bovine Veterinarian: “Ha habido un subregistro del virus. Es comprensible que haya habido mucho miedo. Pero todas las centrales lecheras con las que he trabajado han tenido -con la excepción de una- seres humanos enfermos al mismo tiempo que vacas enfermas.”

Estos informes son preocupantes, no porque las infecciones sean graves, sino porque cualquier aumento de las infecciones humanas aumenta las posibilidades de que el virus llegue a alguien que tenga más afecciones médicas y pueda tener un peor desenlace de la enfermedad si se infecta. Y el H5N1 no ha sido históricamente leve en humanos. De los casi 900 casos conocidos de infección por H5N1 en humanos en todo el mundo, el virus ha matado a cerca de la mitad.

Así que es crucial proteger de la exposición a los trabajadores agrícolas que puedan estar en contacto con animales infectados. La protección ocular y las mascarillas recomendadas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades deberían estar al alcance de todos los trabajadores del sector lácteo. Todos los estados tienen acceso a este equipo de protección, pero asegurarse de que las granjas y explotaciones lecheras lo proporcionen a sus trabajadores y normalicen su uso requerirá educación.

Los trabajadores lácteos también necesitan vacunas contra el H5N1; hay que acelerar los esfuerzos para que estén disponibles. Y dado que muchos trabajadores agrícolas son inmigrantes, es necesario trabajar para superar tanto la falta generalizada de seguro médico como los fuertes desincentivos financieros y legales para informar de las infecciones.

Las autoridades sanitarias estadounidenses han dicho que el virus que está apareciendo ahora en las granjas lecheras es un buen candidato para las vacunas que se están desarrollando. Pero no han sido claros sobre el estado de las vacunas en las reservas existentes, ni sobre cuándo la Administración de Alimentos y Medicamentos podría autorizar su uso. Como aprendimos con el covid-19, los retrasos en la vacunación podrían provocar muertes innecesarias.

La protección de los trabajadores y la prevención de la próxima pandemia también requieren una mayor vigilancia del virus en las granjas y en las instalaciones de procesado de lácteos. Los requisitos actualizados del USDA, que obligan a realizar pruebas a las vacas lactantes sólo cuando están a punto de trasladarse a otro estado, no protegerán a los trabajadores de las granjas. Las pruebas tienen que enviarse a los laboratorios, y esto retrasa los resultados que indicarían la necesidad de proteger a las personas. La realización de pruebas más amplias en las granjas lecheras sigue siendo voluntaria y se limita a los animales con síntomas, a pesar de las pruebas de que las vacas experimentan infecciones asintomáticas y de que otros animales de granja también se han infectado.

La realización de pruebas más amplias a las vacas es un reto pero esencial, al igual que la ampliación de las pruebas a los trabajadores de la industria láctea. Todos los que trabajan en granjas lecheras necesitan acceso inmediato a medicamentos antivirales en caso de que se produzca un brote. Es necesario desarrollar rápidamente pruebas rápidas para que las muestras puedan analizarse en las granjas en lugar de enviarlas a los laboratorios. Y es crucial secuenciar regularmente las muestras de virus aisladas de las vacas para controlar cualquier mutación genética que pudiera mejorar la capacidad del virus para infectar a los humanos o para evadir los medicamentos antivirales. Hasta ahora, el USDA ha tardado en compartir la información genética sobre las muestras de virus recogidas de vacas infectadas, y esto debe cambiar inmediatamente.

Prevenir las infecciones de los trabajadores agrícolas y la propagación incontrolada en los mamíferos es clave para impedir que el virus se propague más fácilmente entre los humanos. Esto requiere una coordinación activa entre los funcionarios federales, estatales y locales de agricultura y salud pública.

Leer más
Click para comentar

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias Internacionales

Venezuela le compra más lácteos a Colombia que Estados Unidos: 71% vs 19% en el primer trimestre

Publicado

en

COMPARTIR

Leer más

Noticias Internacionales

Panamá aplica acciones de control ante foco de rabia bovina

Publicado

en

COMPARTIR

Leer más

Noticias Internacionales

México fortalece prevención para avanzar hacia la erradicación de la Tuberculosis Bovina

Publicado

en

COMPARTIR

Leer más

Trending